Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cambio climático afecta a las poblaciones de aves a gran escala, a unas para mejor y a otras para mal

El cambio climático afecta a gran escala a las poblaciones de aves, a algunas les favorece y a otras les perjudica, según concluye por primera vez una investigación en la que ha participado SEO/BirdLife y que publica la revista Science.
Los resultados del estudio muestran de forma real el efecto que tiene el clima sobre las aves comunes en amplias zonas separadas del mundo. El contexto del que parte la investigación se basa en que existen múltiples evidencias que señalan al cambio climático como amenaza principal para la biodiversidad y en investigaciones que han demostrado que el calentamiento global está modificando los lugares de distribución de las aves o en qué momento regresan de su migración en el sur.
De hecho, también se habían sugerido posibles cambios morfológicos frente a climas alterados pero hasta el momento no existían demasiados estudios que abordasen el impacto del cambio climático sobre las poblaciones a gran escala.
Sin embargo, en este trabajo científico divide a las aves en dos grupos: las que saldrán perjudicadas por el calentamiento global y las que, por el contrario, verán sus poblaciones aumentadas con la subida de las temperaturas.
Los científicos, dirigidos por el investigador de la Universidad de Durham (Reino Unido) Phillip A. Stevens, estima que su sistema predictivo es aplicable, al menos, en el hemisferio norte.
La técnico de SEO/BirdLife y coautora de la investigación Virgina Escandell ha explicado que para trazar el modelo obtuvieron índices de tendencias de grupos de especies desde 1980 a 2010 a partir de programas de seguimiento. En concreto, se analizaron un total de 380 aves comunes reproductoras de Estados Unidos y 145 de Europa, lo que supone el 89 por ciento de las aves nidificantes en nuestro continente.
MÁS DE LA MITAD PERJUDICADAS EN ESPAÑA
Por ejemplo, en España se han empleado indicadores de especies como el herrerillo, el carbonero o los gorriones. En total se incluye en el estudio 96 especies presentes en España y a partir de tendencias poblacionales y modelos climáticos, 59 de ellas se incluyeron en el grupo cuyas poblaciones pueden verse afectadas negativamente por el cambio climático. Las 37 restantes podrían resultar favorecidas.
En este contexto, ha añadido que resultarían favorecidas especies comunes en el entorno como el agateador europeo, que es frecuente en bosques e incluso en parques; el petirrojo europeo o el pico picapinos, uno de los pájaros carpinteros más extendidos.
En el otro extremo, entre las que se verían desfavorecidas, se hallan aves como el escribano cerillo, propio de las campiñas atlánticas --más frías--, que ya está experimentando un declive poblacional. Similar fenómeno viven los ejemplares de collalba gris, más presente en la mitad norte del país. La curruca rabilarga, habitual de los grandes jarales de muchas zonas del centro y oeste peninsular, también experimenta declive en España y, sin embargo, crece en Reino Unido, dado que prefiere climas más fríos.
"Mientras algunas se ven favorecidas, sus poblaciones aumentan y amplían su distribución geográfica, otras se ven perjudicadas: sus poblaciones se ven reducidas y su área de distribución mengua. A partir de las tendencias obtenidas en cada uno de estos dos grupos de especies, las favorecidas y las perjudicadas, se obtiene el índice de impacto climático (CII), que es la proporción entre ambas", ha añadido Escandell que recuerda que la investigación parte de la base de que el cambio climático no afecta del mismo modo a todas las especies.
De este modo, el estudio expone que este este indicador ecológico, el CII, ha sido admitido como medida del impacto del cambio climático para evaluar el progreso hacia el logro de la meta de Aichi de Diversidad Biológica de la Convención de Naciones Unidas.
Una vez calculado el índice sobre todas las especies analizadas, los investigadores comprobaron que va en ascenso, lo que sugiere un efecto del cambio climático en las poblaciones de aves: aumentan o disminuyen más de lo que cabría esperar en condiciones normales.
La técnico de SEO/BirdLife ha concluido también que el fenómeno se produce de forma similar tanto en Europa como en Estados Unidos, por lo que ha afirmado que las poblaciones de aves comunes de ambos continentes "se han visto afectadas de forma similar por el cambio climático en los últimos 30 años".
"La respuestas detalladas en el estudio pueden ayudarnos a entender los cambios poblacionales de las aves, que también pueden verse afectados por otros factores como pérdida de hábitat e intensificación agrícola", ha subrayado.
El artículo emplea datos extraídos de iniciativas como SACRE, el programa de seguimiento de aves comunes reproductoras en España que SEO/BirdLife mantiene desde hace 20 años y en el que resulta indispensable la colaboración de centenares de voluntarios que, año tras año, comunican, a la organización ambiental sus avistamientos, obtenidos bajo una metodología concreta. "Para este estudio se ha empleado información facilitada por los voluntarios desde 1998", apunta Escandell.
El estudio cuenta con la participación de la RSPB, socio de BirdLife en Reino Unido, de USGS, en Estados Unidos, y de European Bird Census Council.