Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las aves son capaces de aprender estructuras gramaticales abstractas

Investigadores con la Universidad de Leiden, en los Países Bajos, han hallado a través de la experimentación que, al menos, dos tipos de aves son capaces de aprender las reglas que definen las estructuras gramaticales abstractas.
En su artículo, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', Michelle Spierings y Carel ten Cate describen los experimentos que llevaron a cabo con dos especies diferentes de pájaros cantores y lo que encontraron en cuanto a sus habilidades gramaticales.
Durante el último medio siglo, los científicos han descubierto que existen muchas habilidades o rasgos que se creían únicos en los seres humanos pero que también tienen algunos otros animales: el uso de herramientas, diferentes personalidades o sentir emociones, entre otras. En este nuevo estudio, los científicos han encontrado que hay dos especies de pájaros cantores, los pinzones cebra y los periquitos, que son capaces de aprender y utilizar estructuras gramaticales abstractas de manera similar a los bebés humanos.
Los experimentos han consistido en aislar las aves individuales en una cámara y luego enseñarles a reconocer los tríos de oraciones en forma de sonidos, que se reprodujeron con un cierto patrón, como XXY o XYX. Después del entrenamiento, las aves fueron evaluadas en su capacidad de utilizar lo que habían aprendido, en primer lugar mediante la exposición a los mismos sonidos que habían oído antes, pero en un nuevo entorno y, a continuación, al exponerlos a nuevos sonidos del mismo patrón.
Para ver si los pájaros estaban recibiendo lo que los investigadores estaban pidiendo, se estableció un sistema en el que tenían que picotear una tecla determinada para obtener una recompensa de comida a los sonidos emitidos desde un altavoz en las inmediaciones de la audición. Las recompensas se dan para las respuestas correctas y se negaban a las que estaban mal.
Al examinar los resultados de sus pruebas, los investigadores encontraron que ambos tipos de pájaros cantores fueron capaces de reconocer la estructura de la oración, incluso cuando los sonidos estaban en un orden diferente.
Del mismo modo, determinaron que los periquitos eran capaces de transferir lo que habían aprendido a nuevos sonidos, lo que sugiere que son capaces de comprender lo que sucede con los sonidos en su conjunto. Es decir, consiguieron descifrar las reglas subyacentes que estaban definiendo la estructura de la oración, un rasgo que es muy raro ver en el reino animal.