Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El carguero ruso Progress se acopla a la Estación Espacial Internacional al segundo intento

Fotografía cedida por la NASA en 2006 que muestra la nave Soyuz 13 (TMA-9) y el carguero Progress 22 fotografiados por un miembro de la tripulación de la STS-116 desde una ventana de Estación Espacial Internacional durante el acople del transbordador espacial Discovery a la estación. EFE/NASAtelecinco.es
El carguero ruso Progress M-06M se acopló hoy con éxito a la Estación Espacial Internacional (EEI) al segundo intento, tras la abortada maniobra de enganche del viernes pasado, informó Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia.
La maniobra se realizó en régimen automático, tal y como estaba previsto, dijo un portavoz del CCVE en declaraciones a la agencia rusa Interfax.
El Progress M-06M se acopló a las 16.17 GMT al puerto del módulo de servicio ruso Zvezdá con ayuda del sistema automático de acercamiento y enganche Kurs, el mismo que falló el pasado día 2.
Dentro de unas tres horas, después de que verificar el hermetismo del ensamblaje y equiparar las presiones del carguero y el módulo Zvezdá, los tripulantes de la plataforma orbital abrirán las escotillas.
La nave no tripulada, que fue lanzada el pasado miércoles desde la base de Baikonur (Kazajistán), llevó a la EEI 2.630 kilogramos de carga.
El viernes pasado, un fallo del sistema Kurs abortó el primer intento de acoplamiento cuando el carguero se hallaba a unos dos kilómetros de la Estación, sin que sus tripulantes pudieran conectar el sistema de enganche manual.
El carguero, como declaró el número dos de la agencia espacial rusa, Roscosmos, Vitali Davídov, "pasó de largo" y quedó situado a tres kilómetros de la EEI, a un distancia segura para la EEI.
"Fue un fallo de comunicación por radio", dijo hoy Davídov, quien adelantó que éste pudo haber producido por dos causas: por interferencias o por que la estructura del EEI no permitió el paso de la señal de radio.
Los especialistas confían en que un par de semanas podrán establecer las motivos exactos del desperfecto, declaró por su parte Vitali Lopota, presidente del consorcio ruso Energuia, fabricante de naves espaciales.
El sistema automático de acercamiento y enganche Kurs ha sido empleado con éxito en más de cien ocasiones con distintos tipos de nave.
Pero no es la primera vez que presenta problemas: el 1 de mayo de este año los tripulantes de la EEI tuvieron que acoplar en régimen manual el carguero Progress M-05M debido a un fallo del Kurs.
Según Roscomos, el incidente del viernes fue un simple fallo, no una avería, y siempre se mantuvo el control de la Progress M-06M.
Un representante de la Nasa, citado por Interfax, indicó que inmediatamente el carguero fue puesto en régimen de ahorro de energía, pues en caso de que se agotase sus acumuladores podría apagarse su ordenador de a bordo, lo que prácticamente hubiera supuesto la pérdida de la nave.
Fuentes del CCVE indicaron que para el intento de acoplamiento de hoy la órbita del carguero tuvo que ser corregida.
Las bodegas del Progress contienen cerca una tonelada de combustible, 300 kilogramos de agua, 51 kilogramos de oxígeno en bombonas, alimentos, ropa y diversos equipos, entre éstos unas cortinas destinadas a reforzar la protección de los astronautas de la radiación.
También transporta regalos de los familiares para los tripulantes de la EEI, principalmente dulces y dibujos de sus hijos, así como chocolate y fruta.
La tripulación actual de la Estación Espacial Internacional está integrada por los cosmonautas rusos Alexandr Skvortsov, Fiódor Yurchijin y Mijaíl Kornienko y los astronautas estadounidenses Doug Wheelock, Shannon Walker y Tracy Caldwell.
La Estación Espacial Internacional es un proyecto con un coste de 100.000 millones de dólares en el que participan 16 países.