Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los comentarios en Facebook se pagan caros

Kimberley Swann, de 16 años, recibió una noticia inesperada a la vez que sorprendente el pasado lunes 23. Su jefe, de la compañía Marketing & Logistics, la convocó a su despacho para comunicarle el "despido inmediato" por un comentario despectivo hacia su puesto de trabajo escrito en Facebook. 
El responsable le hizo entrega de una carta en la que se exponía que "a la vista de sus comentario en la red social sobre el trabajo y la compañía, creemos que es mejor que, como no está contenta, terminemos con efecto inmediato su empleo".
La joven ya ha expresado su "estupor" ya que, según ha explicado, "ni siquiera mencionó en su comentario el nombre de la empresa para la que trabajaba", sino que se había limitado a decir que su labor en la oficina le "aburría".
Por su parte, el propietario de la compañía, Stephen Ivell, ha asegurado que "es una lástima que no funcionara, porque la joven era una niña encantadora". "Para una pequeña empresa, cuando se toma una decisión, se piensa largo y tendido sobre ello", ha explicado Ivell.
Desde los sindicatos ya se ha criticado la medida. Según el secretario general del sindicato TUC, Brendan Barber, "a muy pocos empresarios se les ocurriría seguir a sus trabajadores hasta el bar de la esquina para ver si se quejan del trabajo delante de sus amigos".  EPF