Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vida tal como la conocemos muy probablemente surgió a través de una "larga y lenta danza", según un estudio

Se cree que el primer eucariota surgió cuando las arqueas más simples y las bacterias unieron sus fuerzas, pero en un documento de opinión publicado este jueves en 'Trends in Cell Biology', investigadores proponen que nuevas pruebas genómicas derivadas de aguas profundas de respiraderos en el fondo del océano sugiere que la maquinaria molecular esencial para la vida eucariota fue probablemente generándose, poco a poco con el tiempo, a partir de esos antepasados ??más simples.
"Estamos empezando a pensar en los orígenes eucariotas como un lento proceso de crecimiento en la intimidad, el resultado de una larga y lenta danza entre los reinos, y no un encuentro rápido, que es la forma en que se retrata en los libros de texto", dice el doctor Mukund Thattai, del Centro Nacional de Ciencias Biológicas en India.
Las células eucariotas de plantas, animales y protistas son notablemente diferentes de las de sus parientes unicelulares procariotas, arqueas y bacterias. Las células eucariotas son mucho más grandes y poseen mucha más complejidad interna, incluyendo muchos compartimentos en el interior de la membrana. Aunque los científicos generalmente están de acuerdo en que la ascendencia de las eucariotas se puede rastrear hasta una fusión entre bacterias y arqueas, ha habido un considerable desacuerdo sobre el aspecto que tenían el primer eucariota y sus antepasados ??inmediatos.
Como Thattai y sus colegas del Buzz Baum y Gautam Dey, del University College de Londres, en Reino Unido, explican en su artículo, la incertidumbre se ha debido en gran parte a la falta de intermedios conocidos que tiendan un puente en tamaño y complejidad entre los precursores de procariotas y eucariotas. Por ello, se suele decir que el origen de la primera célula eucariota se ha mantenido como "uno de los misterios más perdurables en la biología moderna".
Eso comenzó a cambiar el año pasado con el descubrimiento de secuencias de ADN de un organismo que nadie ha visto realmente que vive cerca de un respiradero en alta mar en el suelo marino. El genoma de la arquea conocida como 'Lokiarchaeum' ( 'Loki' para abreviar) contiene más proteínas de la firma "eucariota" (ESP, por sus siglas en inglés) que cualquier otro procariota. Es importante destacar que entre los ESP están proteínas pequeñas críticas para la capacidad de los eucariotas de dirigir el tráfico entre todos los compartimientos intercelulares.
Los investigadores predicen que cuando Loki sea aislado o cultivado " se verá más como una aarque que una proto-eucariota y no tendrá compartimentos internos o una red de tráfico de vesículas". Pero su ciclo de morfología y/o celular podría tener complejidades más a menudo asociadas con las eucariotas. Baum y Dey dicen que planean explorar la biología de la célula básica de las arqueas relacionadas 'Sulfolobus acidocaldarius', aisladas por primera vez de un manantial caliente ácido en el Parque Nacional de Yellowstone, en Estados Unidos.