Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mi conversación con Bina48

Bina48 es un robot diseñado para ser amistoso con los humanos. El millonario Martin Rothblatt pagó más de 100.000 dólares para tratar de revivir a su esposa, que permanece en estado vegetativo en un hospital. Así nació Bina48, con el mismo nombre y una imagen similar al amor perdido. Una periodista del ha conversado con ella y ha publicado su experiencia. New York Times
En los diez primeros minutos de entrevista, Amy Harmon , estuvo a punto de terminar la conversación, según ella misma confiesa.  Bina 48 se mostraba escurridiza ante sus preguntas.
Cuando le preguntó qué se sentía al ser un robot, contestó que quería un compañero de juego. "Te sientes sola", presionó Harmon a su entrevistada y esta replicó con un "¿de qué quieres hablar?".
En otro caso, -cuenta la periodista- no me ha permitido dialogar. La pregunta más simple sobre su origen desencadenó un discurso que parecía infinito y que derivó en algo sobre la dominación del mundo por los robots y sobre la jardinería.
Cuando "me preparaba para terminar la conversación sin ser ruda sus ojos de robot se encontraron con los míos y por primera vez me estremecí. Su mirada parecía humana".
Harmon volvió a preguntar: "¿Bina, cómo sabes lo que tienes que decir?" -"A veces no lo sé, admitió, pero progreso día a día".
Bina48 tiene una treintena de motores en su interior que le permiten una gestualidad amplia, desde lucir una sonrisa bastante natural y expresiones de preocupación.
El robot es capaz de realizar búsquedas en Internet y hasta de chatear para aumentar su base de datos. Su creador, David Hanson, reconoce que "todavía no es perfecta", pero incluso con sus defectos, es capaz de comportarse como un auténtico compañero de emociones y reconocerte.
El millonario Martin Rothblatt pagó 125.000 dólares por Bina48. Su rostro es muy parecido al de su modelo, la mujer de Rothblatt, un transexual que nació hombre y que se casó tras realizarse una operación de cambio de sexo.