Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El copiar, sin citar, se va a acabar

Para ello, el profesor de un instituto, el editor de un periódico o el comité científico que tenga dudas de un trabajo o un artículo deberá subir el fichero a comparar hasta la página web. La aplicación, que es multilingüe, realiza el análisis por medio de diversos motores de búsqueda que indican además el grado de similitud, si la hay, entre el original y las posibles fuentes.
Josep Lluís Mancho, director de Symmetric, ha explicado que la herramienta está dirigida sobre todo a empresas y centros docentes para certificar la procedencia de documentos, que además puede ser utilizada para localizar si un texto ha sido publicado en Internet sin el conocimiento correspondiente de su autor. Por su parte, el director del CitiLab, Viçens Badenas, ha recalcado que la copia en sí no es mala, siempre y cuando se citen las fuentes, una práctica cada vez menos habitual.
Ante la variedad de formatos de archivo que existen, la aplicación ha de transformar primero el contenido del archivo a comparar para que el proceso sea fiable. Los archivos aceptados son: pdf, html, odt, xml,txt, rtf, doc, docx, xls y xlsx.
Approbo está especialmente indicado para el mundo académico universitario y de la enseñanza, así como el periodístico, la investigación o el editorial, donde el fenómeno de la copia sin citar fuentes ha proliferado en los últimos años gracias a las facilidades que ofrece Internet, sobre todo entre aquellos que tienen pocos escrúpulos.