Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los diputados socialistas se lanzan a la 'blogosfera' de la mano del PSC

Al encontrarse con sus 'alumnos', Muñoz mostró su satisfacción por la buena acogida que ha tenido la iniciativa, lo que ha obligado a crear dos grupos. Entre otros, se han apuntado la portavoz adjunta del Grupo Socialista Mariví Monteserín y el ex secretario de Estado de Comunicación y actual portavoz de Cambio Climático, Fernando Moraleda.

Las primeras lecciones tendrán como objetivo enseñar a los diputados a crear y mantener su propia página y exprimir todas las oportunidades que pone a su disposición Internet para "estar más cerca de los ciudadanos" lo que, según Muñoz, es fundamental en tiempos de crisis como el actual y permite "hacer mejor política".

Muñoz avanzó que una de las cosas en las que incidirá será en la conveniencia de que sus compañeros introduzcan enlaces en sus páginas y que no conciban el 'blog' como un sitio "únicamente para colgar sus artículos, sino para interactuar y dialogar con la ciudadanía".

Liderazgo catalán

Un reciente estudio realizado por Muñoz, tanto en el Congreso como en el Parlamento catalán, reveló que un 40 por ciento de los parlamentarios de ambas Cámaras ya tienen un espacio propio en Internet.

El perfil tipo de diputado 'bloggero' es el de un hombre, socialista y catalán, aunque en la Cámara Baja, hay casi el mismo número de hombres y mujeres con una bitácora. Muñoz resaltó esta circunstancia teniendo en cuenta que la 'brecha digital' por géneros es de 8 puntos.

Muñoz atribuye el hecho de que los catalanes sean los más activos en el uso de esta herramienta a que en Catalunya, sobre todo después de los debates que la tramitación del Estatut generó en la Red, tener un 'blog' da prestigio. "En mi comunidad ser un personaje público y no tener un espacio de diálogo en Internet no está muy bien visto", señaló.