Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los elefantes marinos se reconocen entre sí por el ritmo y el tono de sus llamadas

Investigadores han descubierto que los machos del elefante marino del norte, a diferencia del resto de animales mamíferos, tienen en cuenta el espacio y el ritmo de los impulsos y tonos vocales a la hora de identificar las llamadas de sus rivales.
"Este es el primer ejemplo natural en el que, diariamente, un animal utiliza la memoria y la percepción del ritmo para reconocer a otros miembros de la población", señala Nicolas Mathevon, de la Universidad de Lyon/Saint-Etienne, en Francia, autor principal del estudio, que ha sido publicado en 'Current Biology'. "Ha habido experimentos con otros mamíferos mostrando que pueden detectar el ritmo, pero sólo con el condicionamiento", indica.
Durante varios años estudiando una colonia de elefantes marinos en el Parque Estatal Año Nuevo, en California, los investigadores fueron capaces de reconocer a muchos individuos por el ritmo de sus voces. Para probar si los mismos elefantes marinos hacían esas distinciones de la misma manera que los investigadores, diseñaron un experimento basado en el comportamiento social de los 'machos beta' de la colonia, que se alejaban al oír la llamada de un 'macho alpha', más poderoso, pero ignoraban o se enfrentaban a otros 'machos beta' y aquellos más débiles.
Así, al oír las llamadas de los 'machos alfa' modificadas por ordenador con un ritmo acelerado o más lento, o bien con un rango de tono cambiado, los 'machos beta' huían de la escena si la alteración era lo suficientemente pequeña como para estar dentro de la variación individual del rugido de un 'macho alfa', pero los individuos se quedaban cuando escuchaban cambios más extremos. Las respuestas divergentes indicaron que los elefantes marinos eran sensibles tanto a las características rítmicas como a las tonales a la hora de identificar potenciales rivales dentro de la colonia.
"Es posible que, quizá, la capacidad de percibir el ritmo sea realmente muy general en los animales", afirma Nicolas Mathevon, que asegura que "es extremadamente importante para los elefantes marinos, hasta el punto de la supervivencia". "Por lo que es muy importante que reconozcan con precisión las voces, que puedan elegir la estrategia correcta, que sepan evitar una pelea con un macho dominante, o incluso iniciar una lucha con uno inferior", explica el investigador.
En lugar de utilizar solamente el 'tempo' para identificar llamadas específicas, los elefantes marinos del norte pueden incluso ser capaces de analizar el ritmo a un nivel más fino, según expone Mathevon.
Diferentes llamadas individuales de estos animales incluyen elementos como pulsos simples, dobles o de ráfaga, de la misma manera que un músico dividir un sólo latido en una nota larga, dos notas más cortas o un frenesí de trinos. En este sentido, los investigadores esperan que los trabajos futuros revelen si los elefantes marinos también podrían distinguir las llamadas a este nivel adicional de complejidad rítmica.