Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las erupciones solares desatan un extraño fenómeno sobre los polos terrestres

Las erupciones en la superficie del Sol pueden disminuir extrañamente el número de electrones libres sobre áreas en la región polar de la ionosfera terrestre, mejorando la radiocomunicación.
Las también llamadas tormentas solares desencadenan tormentas geomagnéticas, y esto generalmente causa alteraciones a nivel global en la ionosfera y la magnetosfera, que es la región de la atmósfera gobernada principalmente por el campo magnético de la Tierra.
Ahora, nuevas investigaciones muestran que estas erupciones en la superficie del sol no sólo envían ráfagas de partículas energéticas a la atmósfera de la Tierra causando disturbios en el campo magnético, sino que también pueden disminuir significativamente el número de electrones libres en grandes áreas en la región polar de la ionosfera, la parte ionizada de la atmósfera superior.
"Hemos realizado mediciones extensivas asociadas con una tormenta geomagnética específica sobre el Ártico en 2014, y aquí hemos encontrado que los electrones en grandes cantidades fueron prácticamente aspirados de áreas que se extienden más de 500 a 1000 kilómetros. Sucede justo al sur de un área con fuertes aumentos en la densidad de electrones, llamados parches", dijo el investigador Per Hoeg.
La nueva investigación ha sido llevada a cabo por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU Space) y colaboradores internacionales del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA y la Universidad de New Brunswick (UNB).
La investigación indica que hay un mecanismo sorprendente y previamente desconocido en juego en las tormentas geomagnéticas.
La actividad solar por lo general tiende a aumentar la tasa de ionización en la atmósfera y, por tanto, la densidad de electrones libres en la ionosfera o mover los electrones a las capas polares. La investigación demuestra que puede ocurrir lo contrario, un agotamiento de electrones.
"Es un descubrimiento sorprendente, que no habíamos esperado, pero ahora podemos verlo sucediendo en otros conjuntos de datos de Canadá, que indirectamente apoyan nuestras nuevas observaciones", dijo Per Hoeg.
La nueva investigación también proporciona una serie de otras ideas que aumentan la comprensión de cómo tales tormentas geomagnéticas afectan la atmósfera de la Tierra y podría conducir a una mejor comunicación de radio y la navegación en todo el Ártico.
Los resultados de la investigación han sido publicados en la portada de la revista científica Radio Science, de la Unión Americana de Geofísica.
El descubrimiento es una pieza importante del rompecabezas en la comprensión de las tormentas geomagnéticas y su impacto en la ionosfera de la Tierra.