Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi uno de cada tres españoles ha pagado en el último año por contenido digital

Uno de cada tres españoles (32,1 %) ha pagado en el último año por alguno de los contenidos digitales, según se desprende en el 'Estudio de uso y actitudes de consumo de contenidos digitales' realizado por el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI).
El estudio refleja que respecto a 2011 aumenta el pago en todos los contenidos analizados, siendo el aumento más significativo en los contenidos audiovisuales, para los que ha pagado un 19,5 por ciento de los usuarios en 2016. El segundo contenido por el que más personas ha pagado han sido los libros electrónicos (10,6 %), seguidos de la música (10,5 %).
Pese a su popularidad, el pago por artículos, periódicos y revistas online es el menos frecuente y el que menos ha aumentado de aquellos contenidos analizados.
En términos de actitudes, según la investigación, se observa cierta predisposición al pago, en mayor medida, al modelo de pago por consumo o micropago, y al modelo gratis con publicidad, ambos con considerable aceptación. Pero también al pago por suscripción e incluso, en menor medida, al modelo de libertad de pago o pago a la voluntad.
UN TERCIO DESCONOCE SI EL CONTENIDO ES LEGAL O NO
No obstante, los responsables del estudio señalan que, en general, los españoles se muestran reservados hacia el pago por los contenidos y un tercio manifiesta desconocer en ocasiones el origen legal o no autorizado de los mismos.
Entre los contenidos más utilizados, se encuentran las fotos digitales (72 %), las Apps (67 %) y la prensa digital (66 %). Les sigue el uso de redes sociales (60 %), las películas, series, documentales y vídeos (59,5 %), la música y podcasts (58 %) y la lectura de webs, blogs, foros (55 %).
Además, el informe revela que un 32,2% de usuarios utiliza programas para compartir ficheros y que un 23,5% leen e-books, mientras que un 23,3% de los usuarios de contenidos juegan a videojuegos y el 20,3% realiza cursos de formación.
Igualmente, pone de manifiesto que existe un mayor uso de contenidos digitales por parte de los hombres, a excepción de las redes sociales que es prácticamente igual, y del libro electrónico_, y más uso entre los jóvenes, disminuyendo según aumenta la edad, así como por nivel de ingresos tanto en el consumo como en el pago, superiores ambos a mayores ingresos en el hogar. Las diferencias por hábitat son más difusas, si bien es superior el uso de todos los contenidos a mayor tamaño de población.
Los jóvenes de 16 a 24 años son los consumidores que en mayor medida ven fotos digitales, utilizan redes sociales, ven contenidos audiovisuales, escuchan música, juegan con videojuegos y comparten contenidos propios (escribir en blogs, colgar fotos propias, etc.). Los jóvenes entre 25 y 34 años son los usuarios que en mayor medida utilizan las Apps, leen noticias y artículos, miran y leen webs, foros y blogs, utilizan programas para compartir archivos y siguen cursos en Internet.
HOMBRE, JOVEN, URBANITA Y CON DINERO
En definitiva, el perfil de usuario más frecuente o intensivo es hombre, joven, en hogares con mayores ingresos y más urbanos. Respecto a la edad y en cuanto a los jóvenes, se extiende la asociación habitual entre jóvenes que han nacido inmersos en un entorno de uso de Internet generalizado (de 16 a 24 años) y uso intensivo de la tecnología, ya que el segmento de 25 a 34 años destaca igualmente como usuario intensivo de multitud de contenidos. Por su parte el uso de los mayores está afectado por modelos de utilidad, ya que estos destacan en desinterés/desconfianza/desconocimiento particularmente respecto a las redes sociales o a los videojuegos, algunos de los contenidos que menos utilizan.
En cuanto a la forma de acceso y búsqueda, el 64,6% de la población revela que insiste en sus búsquedas cuando le interesan mientras que la práctica más habitual para hacerlo se registra en los navegadores (63,5%).Finalmente, un 22,7 por ciento asegura haber tenido problemas de acceso a información por motivos de ubicación geográfica, porcentaje que se eleva al 35,3 % entre los más jóvenes, de 16 a 24 años.