Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio señala que los gatos parecen entender leyes de la Física

Los gatos entienden el principio de causa y efecto, así como algunos elementos de la física. Combinando estas habilidades con su agudo sentido del oído, pueden predecir dónde se esconden sus presas.
Estas son las conclusiones de investigadores de la Universidad de Kyoto en Japón, dirigidos por Saho Takagi y publicadas en la revista Animal Cognition.
Trabajo previo del equipo estableció que los gatos predicen la presencia de objetos invisibles en base a lo que escuchan. En el presente estudio, los investigadores querían averiguar si los gatos utilizan una regla causal para inferir si un recipiente contiene un objeto, en función de si se agita junto con un sonido o no. El equipo quería determinar si los gatos esperan que un objeto se caiga o no, una vez que el contenedor se diera la vuelta.
Treinta gatos domésticos fueron grabados en vídeo, mientras que un experimentador sacudió un recipiente. En algunos casos esta acción fue acompañada con un sonido de confusión. En otros no hubo sonido, para simular que el recipiente estaba vacío. Después de agitarlo en todos los casos, el contenedor era volteado, ya fuera con un objeto cayendo de su interior o no.
Dos condiciones experimentales fueron congruentes con las leyes físicas: la sacudida era acompañada por un sonido y un objeto caía fuera del contenedor. Las otras dos condiciones fueron incongruentes con las leyes de la física. O bien algún ruido fue seguido por ningún objeto cayendo fuera del contenedor o no se produjo ningún sonido mientras la agitación llevaba a un objeto a caer.
Los gatos parecían mirar más tiempo a los recipientes que se agitaron junto con un ruido. Esto sugiere que los gatos utilizan una ley física para inferir la existencia (o falta) de objetos en función de si oyen traqueteo (o no). Esto les ayudó a predecir si un objeto aparecería (o no) una vez que el contenedor fuese volteado.
Los animales quedaron también más tiempo mirando fijamente a los recipientes en condiciones incongruentes, significando un objeto caído a pesar de haber sido sacudido sin ruido o al revés. Es como si los gatos se dieran cuenta de que tales condiciones no se ajustan a su comprensión de la lógica causal.
"Los gatos utilizan una comprensión causal lógica de ruidos o sonidos para predecir la aparición de objetos invisibles", dice Takagi.
La ecología de estilo de caza natural de los gatos favorece la posibilidad de la inferencia sobre la base de sonidos. Takagi explica que la caza de gatos a menudo requiere inferir la distancia o la posición de sus presas sólo con sonidos por desarrollarse en lugares de poca visibilidad. Se necesita más investigación para saber exactamente lo que los gatos ven en el ojo de su mente cuando perciben los ruidos, y si se pueden extraer información como la cantidad y el tamaño de lo que oyen.