Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los europeos sabían conservar alimentos hace 9.200 años, mucho antes de lo que se creía

Investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) han descubierto al este del país un asentamiento del Mesolítico Temprano (de unos 9.200 años de antigüedad) en el que se almacenaban y conservaban alimentos a gran escala.
Esta excavación y el análisis de los contenidos de la construcción, en combinación con analogías etnográficas y el estudio de la actividad microbiana, sugieren que sus habitantes fermentaban en ese lugar grandes cantidades de pescado.
Esta técnica de conservación de alimentos, miles de años antes del nacimiento de la agricultura y de las comunidades urbanizadas y sin el uso de la sal, supone una gran revolución en la comprensión de este periodo prehistórico ya que sugiere que estas comunidades del norte de Europa fueron sedentarios y poseían habilidades tecnológicas y la capacidad para adaptarse rápidamente a las cambiantes condiciones climáticas miles de años antes de lo que se creía hasta ahora.
Los expertos han señalado que, conservar y almacenar grandes cantidades de alimentos para un grupo de personas es lo que los expertos denominan una "estrategia de subsistencia de retorno retardado" y es un distintivo de una población sedentaria, que son las que se hallan en mejores condiciones para desarrollar la cultura.
Según los autores del hallazgo, publicado en la revista 'Journal of Archaeological Science' que edita Elsevier, este descubrimiento ofrece una nueva percepción de la aparición de las primeras culturas en Europa, mucho más cercanas a las del Neolítico en Oriente Medio, que tradicionalmente se creía que se habían desarrollado mucho antes que las europeas.
"Este es un hallazgo muy emocionante y sorprendente, que nos da una imagen completamente nueva de cómo vivían estos grupos de pescadores del norte de Europa", explica el director de la investigación, Adam Boethius. "Nunca habíamos visto una construcción como esta de tanta antigüedad", ha concluido.