Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una expedición del Instituto de Astrofísica de Canarias retransmitirá auroras boreales por internet

Una expedición del Instituto de Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) se va a desplazar entre el 23 y el 29 de agosto al sur de Groenlandia e Islandia para observar el fenómeno de las auroras boreales y retransmitir imágenes en directo a través de internet.
Esta iniciativa, denominada Shelios 2014, está coordinada por el investigador del IAC Miquel Serra-Ricart y se desarrolla en el marco del proyecto europeo Gloria (Red Global de Telescopios Robóticos), que incluye también compartir imágenes y realizar actividades educativas para los estudiantes.
Los vídeos e imágenes de las auroras serán retransmitidos en directo en el portal sky-live.tv. Se realizará una conexión diaria, siempre que las condiciones atmosféricas lo permitan, desde Groenlandia e Islandia.
Sólo desde las regiones polares de la Tierra se observan las auroras polares, un fenómeno astronómico producido por la actividad solar, que aparece como cortinas luminosas de tonalidades diversas y cambiantes. El momento para la observación es ahora propicio, ya que en la actualidad el Sol muestra una alta actividad debido al máximo solar alcanzado a principios de año.
"El Sol --explica Miquel Serra-- sigue mostrando signos de alta actividad desde que llegara a su máximo a principios de año. Si queremos observar auroras boreales, debemos aprovechar los próximos meses, pues existen indicios que nos hacen pensar que el siguiente máximo solar, dentro de once años, será menos intenso que el actual".
ESPECTÁCULO CELESTE
Este espectáculo celeste se produce cuando partículas muy energéticas originadas en el Sol (viento solar) alcanzan la atmósfera terrestre. La entrada de estas partículas está gobernada por el campo magnético terrestre y, por esta razón, sólo pueden penetrar por el polo Norte (Auroras Boreales) y el Sur (Auroras Australes).
Las auroras están formadas por inmensas cortinas luminosas, rápidamente cambiantes y de varias tonalidades. La emisión de luz se produce en alta atmósfera (entre 100 y 400 km) y se debe a los choques del viento solar (esencialmente electrones) con átomos de oxígeno (tonos verdosos) o moléculas de nitrógeno (tonos rojizos).