Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fugitivo de la justicia estadounidense localizado en México gracias a Facebook

A la hora de hacer amigos en Facebook hay que tener cuidado con quién agregas a tu lista de contactos porque nunca sabes quién se puede encontrar detrás de cada perfil. Como ejemplo, la historia de Maxi Sopo, un prófugo al que las autoridades estadounidenses buscaban desde hacia años. El delincuente ha revelado, sin saberlo, su paradero a través de la red social al vicefiscal general de Estados Unidos y ha sido detenido en México.
Maxi Sopo, de origen camerunés, utilizó su perfil de Facebook para informar a todo el mundo de cuanto se estaba divirtiendo en un centro turístico de Cancún y la vida de alto nivel de la que estaba disfrutando. Pero, el prófugo de la justicia estadounidense, cometió el error de agregar a su lista de amistades de la red social a Michael Scoville, vicefiscal federal de Estados Unidos.
Esa fue la clave para que las autoridades capturaran al fugitivo. Soville, que estaba también en Cancún, se reunió en varias ocasiones con Sopo sin saber que estaba huido de la justicia. Finalmente, constató quién era aquel hombre y pasó la información a las autoridades.
Por esta falta de prudencia, el camerunés ha pasado de disfrutar de las paradisíacas playas de Cancún a estar bajo vigilancia policial en Ciudad de México.
30 años de cárcel por fraude fiscal
El camerunés llego a EEUU con 26 años en el año 2003. Primero empezó vendiendo rosas en locales nocturnos, después se dedicó al fraude bancario. Sopo y un cómplice llegaron a ganar más de 200.000 dólares a base de créditos bancarios fraudulentos.
Según publica la web de la BBC, Sopo huyó de EEUU en coche el pasado mes de febrero al enterarse que los federales le estaban investigando. Meses después, le encontraron en Facebook.
Según explica Scoville en la cadena, " Sopo estaba viviendo en un bonito complejo de apartamentos, trabajaba en un hotel y vivía de fiesta en fiesta por las playas, piscinas y discotecas de la ciudad turística". Tras su arresto se enfrenta a una pena de 30 años de cárcel.BQM