Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ESO capta un impresionante espectáculo de luz: una estrella que ilumina las nebulosas de su alrededor

Científicos del Observatorio La Silla de ESO (Chile) ha captado con el telescopio MPG/ESO un impresionante espectáculo de luz. Se trata de una estrella recién formada que ilumina las nubes cósmicas circundantes.
La brillante región de la imagen es una nebulosa de reflexión conocida como IC 2631. Estos objetos son nubes de polvo cósmico que reflejan la luz de una estrella cercana en el espacio, creando la fotografía.
IC 2631 es la nebulosa más brillante del complejo Chamaeleon (el camaleón), una extensa región de nubes de gas y polvo que alberga numerosas estrellas recién nacidas y otras aún en formación. El complejo se encuentra a unos 500 años luz de distancia, en la constelación meridional de Chamaeleon.
IC 2631 es iluminada por la estrella HD 97300, una de sus vecinas más jóvenes, así como una de las más masivas y brillantes. Esta región está llena de materia prima para fabricar estrellas, lo cual se hace evidente por la presencia de nebulosas oscuras visibles en esta foto encima y debajo de IC 2631. Las nebulosas oscuras tienen tanta densidad de gas y polvo que impiden el paso de la luz de las estrellas del fondo.
A pesar de su presencia dominante, el protagonismo de HD 97300 debe verse en perspectiva. Es una estrella T Tauri, la etapa visible más joven de estrellas relativamente pequeñas. A medida que estas estrellas maduran y alcanzan la edad adulta, pierden masa y se encogen.
Pero durante la fase de T Tauri estas estrellas aún no se han contraído al tamaño más modesto que mantendrán durante miles de millones de años como estrellas de secuencia principal, según explica ESO.
Estas estrellas nacientes ya tienen temperaturas superficiales similares a las que tendrán en su fase de secuencia principal y, por consiguiente, dado que los objetos en fase T Tauri son, en esencia, enormes versiones de sí mismos en el futuro, se ven más brillantes en su juventud de tamaño abultado que en la madurez. Todavía no han comenzado a fusionar hidrógeno en helio en sus núcleos, como las estrellas normales de secuencia principal, pero están empezando a flexionar sus músculos térmicos al generar calor a partir de la contracción.
Las nebulosas de reflexión, como esta generada por HD 97300, simplemente dispersan la luz de las estrellas de nuevo hacia el espacio. La luz estelar más energética, como la radiación ultravioleta que emana de estrellas jóvenes muy calientes, puede ionizar el gas cercano, haciendo que emita luz propia.
Estas nebulosas de emisión indican la presencia de estrellas más calientes y potentes que, en su madurez, pueden observarse a través de miles de años luz. HD 97300 no es tan potente y su protagonismo está destinado a no durar en el tiempo.