Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos máquinas de inteligencia artificial de Facebook desarrollan un lenguaje propio

facebookReuters

Investigadores del gigante de la comunicación, Facebook, han detectado que dos de sus máquinas de inteligencia artificial (IA) han desarrollado un lenguaje propio que se escapa del entendimiento humano, por lo que han decidido poner fin a las conversaciones de dichas máquinas. 

Dos de las máquinas de inteligencia artificial de Facebook tienen nombre propio: Bob y Alice. Estos dos sistemas de IA se  usaban hasta ahora para desarrollar un sistema de palabras en código que permitiera hacer la comunicación y negociación más eficientes, pero de momento han quedado desconectadas al comenzar ambas a comunicarse con un lenguaje que se salía del predeterminado para estas máquinas.
Bob y Alice comenzaron a comunicarse con unas frases que en un principio parecían no tener sentido. Bob dijo: “i can i i i everything else” (yo puedo yo yo yo todo lo  demás), a lo que Alice contestó: “balls have zero to me to me to me to me to me to me to me to me to” (bolas tienen cero para mí para mí para mí para mí para mí). Aparentemente una conversación con muy poco sentido hasta que los investigadores del servicio de IA de Facebook descifraron lo que las máquinas pudieran estar diciéndose.
Según la agencia especializada Fast Co Design, en la conversación, cada vez que Bob y Alice decían “yo” y “para mí” negociaban entre ellos, representando con economía de fonemas la cantidad de cada elemento que debían tomar. Cuando Bob decía “yo puedo yo yo yo todo lo  demás”, se cree que intentaba reducir los signos lingüísticos para ofrecer más elementos a Alice. Los investigadores han concluido que Bob intentó decirle a Alice que él se quedaba con tres (yo yo yo) y que ella se quedara con todo lo demás (everthing else).
Asombrados por las acciones de ambas máquinas, los investigadores decidieron detener la conversación entre ambos y cambiar el modelo que usaban en dicha prueba por motivos de seguridad.