Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La investigación a Gizmodo por el 'iphonegate', en entredicho

Imagen difundida por el portal Gizmodo del nuevo iPhone 4G. Foto: Gizmodo.telecinco.es
Lo que parecía ser la exclusiva del momento se está convirtiendo en un verdadero quebradero de cabeza para los responsables de Gizmodo.
La pasada semana, este portal tecnológico desveló el secreto mejor guardado de Apple, el nuevo iPhone 4G con un extenso reportaje del dispositivo con fotos y vídeos.
Entonces, el propio portal admitió que pagó por el terminal unos 5.000 dólares a un individuo que lo encontró en un bar de Redwood. Al parecer, un ingeniero de Apple se olvidó el prototipo en una banqueta del citado local.
Ahora, el caso se ha enrevesado tras la apertura de una investigación por los hechos. Así, la policía de California ha registrado la vivienda de Jason Cheny, editor jefe del blog, y ha confiscado varios de sus ordenadores y servidores.
Estos registros, llevados a cabo por orden judicial, se producen por el hecho de que Gizmodo haya podido violar las leyes del estado de California, al apropiarse de un objeto robado para beneficio personal.
Pese a ellos, son muchos los que aseguran que estas actuaciones contra el responsable no son legales. "Bajo leyes federales y estatales, una orden de registro para confiscar propiedades de un periodista puede no ser válida", ha asegurado la directora de operaciones de Gizmodo, Gaby Darbyshire Darbyshire.
Por el contrario, las autoridades argumentan que los registros están justificados porque o el material incautado se empleó para cometer un delito o para dejar constancia de un grave delito cometido por otra persona al, presuntamente, haber robado el terminal. EPF