Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más 3 millones de 'bots' interactúan en Twitter: claves para identificarlos

En la actualidad, Twitter es una de las redes sociales más populares a nivel mundial, con 310 millones de usuarios activos. Sin embargo, tres millones de los usuarios registrados en el 'site' de 'microblogging' no son humanos, sino 'bots'.
Así lo muestra un estudio de Séntisis que busca filtrar la conversación bótica y analizarla de forma independiente, detectando aquellos usuarios o grupos de usuarios que publican exactamente los mismos 'tuits' que otros sin generar contenido original.
"Un bot es un usuario que no piensa en el contenido que comparte, que no genera contenido original y cuyo comportamiento puede ser normal en ocasiones" explica el director de Data Science de Séntisis y PHD en Applied Machine Learning por la Universidad de Alcalá, Emilio Ortiz. "Sin embargo, un usuario humano puede tener un comportamiento bótico en un determinado momento y no por ello serlo. A todas las interacciones generadas de esta manera las llamamos conversación bótica".
Puede parecer que un uno por ciento de usuarios es un porcentaje poco significativo, pero en una red social con tantos usuarios -310 millones-, supone algo más de tres millones de 'bots', una cifra más que respetable y digna de analizar en detalle.
QUÉ ES UN BOT Y QUÉ HACE
Un 'bot' es un usuario que no piensa en el contenido que comparte, que no genera contenido original y cuyo comportamiento puede ser normal en ocasiones. La palabra 'bot' tiene un contexto negativo, pero no tiene por qué ser malo, como han indicado desde Séntisis.
Existen 'bots' que informan sobre el tráfico, el tiempo o los precios de la gasolina, y que generan una información muy útil. Además, pueden ayudar a los internautas a resolver sus dudas a las horas en las que no haya una persona detrás del ordenador.
Las conclusiones derivadas del estudio de Séntisis son que algunos usuarios automáticamente publican contenido de ciertos medios. Esto puede hacerse para posicionar las noticias en la red social y que aparezcan primero en la búsqueda de los usuarios, lo que repercute en mayor tráfico en la web y, por tanto, más ingresos.
Otros, por su parte, utilizan 'bots' con fines u objetivos: desde hacer que su artista favorito participe en un concurso a generar mala imagen sobre un partido político o compañía. Existe en estos casos una diferencia entre 'bots' y grupos de 'trolls', dado que si se planifica un comportamiento para atacar a una entidad en un determinado momento, este comportamiento puede ser automatizado o pueden ser usuarios reales, pero definitivamente no es un comportamiento espontáneo.
Otra parte de la comunidad simplemente se aprovecha de la automatización para hacer el contenido eficiente. Hay plataformas que hacen que nuestro comportamiento sea "más bot", que utilizamos con mucha frecuencia, como las plataformas que permiten planificar 'tuits'.
Algunos 'bots', para evitar ser identificados por Twitter, tienen nombres y apellidos generados automáticamente y descripciones estándar que usan refranes. Además, se siguen entre ellos e incluso dejan de publicar cada cierto tiempo y generan nuevas cuentas.