Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte en masa de la estrella de mar puede desencadenar un efecto dominó ecológico

Un estudio realizado por ecologistas marinos ha descubierto que la muerte en masa de las estrellas de mar iniciaría un efecto dominó en la ecología marina de la costa oeste de Canadá.
En el verano de 2013, millones de estrellas de mar a lo largo de la costa oeste del país norteamericano contrajeron una enfermedad degenerativa y murieron en uno de los mayores eventos de mortalidad masiva de la fauna jamás registrados. La especie conocida como 'estrella de girasol' fue una de las más afectadas. Se trata de un animal de gran tamaño y un depredador voraz de invertebrados.
"La costa canadiense ha perdido casi el 90 por ciento de sus 'estrellas de girasol' en cuestión de semanas", ha señalado una de las autoras del trabajo, Jessica Schultz. Mediante la repetición de estudios submarinos realizados antes de este evento de mortalidad en masa, los investigadores fueron capaces de medir los cambios en las comunidades de plantas y animales marinos de toda la zona.
De este modo, encontraron que los erizos de mar verde, la presa favorita de las 'estrellas de girasol', habían cuadruplicado su presencia desde la desaparición de estos animales, mientras que las algas, el alimento de estos erizos, disminuyó en un 80 por ciento.
"Este es un ejemplo muy claro de una cascada trófica, que es un efecto dominó ecológico provocado por los cambios de una cadena alimentaria", han indicado los autores del trabajo, publicado en PeerJ. Para los expertos, se trata de un recordatorio de que todo está conectado con todo lo demás. En este caso, las consecuencias de la reacción en cadena eran previsibles, pero, según advierten, a veces no lo son.
Los científicos indican que, dos veranos después, no hay una señal de recuperación en las estrellas de mar. Hasta que regresen, el descontrol de los erizos y las algas es probable que continúe.