Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo iPhone 4, un quebradero de cabeza para Apple

El iPhone 4 salió al mercado el pasado 24 de junio rodeado de una gran expectación que se plasmó en un récord de venta en la historia de la compañía. En tan solo tres días se comercializaron 1,7 millones de unidades en los cinco países donde se lanzó el producto.
Las primeras quejas de clientes no tardaron en llegar después de que algunos se percataran de que, al sujetar el dispositivo por los bordes inferiores, se perdía la recepción.
La compañía anunció que "en unas semanas" estaría disponible una aplicación de software para resolver este defecto porque, hasta el momento, las barras de señal han mostrado más recepción de la que en realidad el teléfono recibe.
El pasado martes Consumer Reports tomó la decisión de no recomendar la adquisición del iPhone 4 y Apple ha visto como el nuevo teléfono castiga sus acciones en bolsa. Este jueves, las acciones de Apple caían en Nueva York un 1,36% hasta los 249,28 dólares.
Los analistas han especulado ya sobre la posibilidad de que el problema del iPhone 4 no sea de software si no de hardware y que Apple vaya a poner en marcha una operación para reparar de forma gratuita todos los aparatos donde se haya detectado el problema. Una decisión improbable, no obstante, que supondría un coste para la compañía de alrededor de 1.500 millones de dólares, según cálculos de Bernstein Research.
Por todo, la firma de Steve Jobs ha convocado a la prensa este mismo viernes para dar explicaciones sobre los fallos del dispositivo. El acto tendrá lugar esta tarde en la sede de Cupertino, en el norte de California (EE.UU.), y todo apunta a que Apple intentará poner fin a la mala prensa que ha cosechado su último teléfono.
Las críticas incluso han venido desde Microsoft que ha aprovechado el tirón para arremeter contra su competidor. Así, el director general de operaciones de la compañía, Kevin Turner, se ha referido a los problemas de cobertura del teléfono inteligente comparándolo con el fracasado sistema operativo de Windows, Vista. "Parece que el iPhone 4 podría convertirse en su Vista", ha insistido el ejecutivo.