Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La página web de Wikileaks se colapsa a causa de un supuesto ciberataque

El supuesto ciberataque lanzado que ha dejado fuera de servicio el portal ocurrió pocas horas después de la masiva publicación de cerca de 134.000 cables del Departamento de Estado.telecinco.es
La página web de Wikileaks se ha colapsado este martes a causa de un supuesto ciberataque lanzado pocas horas después de la masiva publicación de cerca de 134.000 cables del Departamento de Estado, según ha informado el diario británico 'The Guardian'.
"Wikileaks.org está siendo atacado en este momento", ha señalado el grupo a través de su cuenta oficial de Twitter a última hora del martes. Una hora después, la web y los cables seguían estando bloqueados.
En ese momento, la organización actualizó su estado en la red social para apuntar que estaban "aún bajo el ataque" y redirigió a sus seguidores a través de una web espejo vinculada a un sistema de búsqueda independiente, 'cablegatesearch.net'.

El supuesto ciberataque se ha producido horas después de que la publicación de los miles de cables haya provocado una nueva oleada de protestas contra la administración estadounidense. 
Los cerca de 134.000 cables publicados esta semana por Wikileaks contienen de manera visible los nombres de personas que hablaron con diplomáticos estadounidenses bajo condición de anonimato y cuyas identidades aparecían determinadas en los documentos como "estrictamente protegidas".

El personal del Departamento de Estado y varios activistas por los Derechos Humanos han mostrado su preocupación por la publicación de estas fuentes, que incluyen a activistas, periodistas y académicos en países con Gobiernos autoritarios, y que, por tanto, podrían enfrentarse a represalias.

Wikileaks había mantenido estricta confidencialidad en ese aspecto en la publicación de cables anteriores, en los que se editó esta información para proteger a las fuentes que entraban en contacto con los diplomáticos estadounidenses.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Michael Hammer, indicó que no iba a comentar la autenticidad de los documentos publicados, pero recalcó que el Gobierno estadounidense "condena firmemente la publicación ilegal de información clasificada".
La publicación masiva de cientos de cables que revelaban la política exterior de EEUU el pasado año puso en el punto de la atención pública a Julian Assange,  fundador del portal de contrainformación.  Algunos políticos estadounidenses llegaron a sugerir que el australiano fuera juzgado por crímenes de guerra.