Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Algunos pájaros superan en neuronas 'inteligentes' a los primates

El guacamayo tiene un cerebro del tamaño de una nuez sin cáscara, mientras que el mono macaco posee un cerebro del tamaño aproximado de un limón.
Pero el primero presenta más neuronas en su cerebro anterior --la parte del cerebro asociada con el comportamiento inteligente-- que el macaco, según concluye un estudio que se centró en medir sistemáticamente el número de neuronas en los cerebros de más de dos docenas de especies de aves.
El análisis de aves que van desde el pequeño pinzón cebra hasta el emú de casi dos metros de altura encontró que consistentemente tienen más neuronas empaquetadas en sus pequeños cerebros que las que poseen los cerebros de mamíferos o incluso primates de la misma masa, como se revela en un artículo publicado este lunes en la edición digital de 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.
"Durante mucho tiempo tener un 'cerebro de pájaro' se ha considerado que es una mala cosa: ahora resulta que debe ser un cumplido", subraya la neurocientífica de la Universidad de Vanderbilt y autora de este trabajo, Suzana Herculano-Houzel.
El estudio proporciona una respuesta directa a un rompecabezas con el que neuroanatomistas comparativos han estado luchando durante más de una década: cómo pueden las aves con sus pequeños cerebros realizar comportamientos cognitivos complejos.
El dilema fue creado por una serie de estudios que comenzaron en la década anterior que comparó directamente las capacidades cognitivas de los loros y los cuervos con las de los primates. Los estudios encontraron que las aves podrían fabricar y usar herramientas, emplear conocimientos para resolver problemas, hacer inferencias acerca de las relaciones causa-efecto, reconocerse a sí mismos en un espejo y planificar necesidades futuras, entre otras habilidades cognitivas que antes se consideraban del dominio exclusivo de los primates.
Los científicos se quedaron con una posición general insatisfactoria: el cerebro de las aves simplemente debe estar conectados de una manera completamente diferente a los cerebros de primates. Aunque esta hipótesis fue derribada hace dos años por un estudio detallado de los cerebros de las palomas, que concluyó que están, de hecho, organizados de manera bastante similar a los de los primates.
POSEEN LAS MISMAS NEURONAS QUE LOS PRIMATES MEDIANOS
El nuevo estudio proporciona una explicación más plausible: las aves pueden realizar estas conductas complejas debido que sus cerebros anteriores contienen muchas más neuronas que cualquiera hubiera pensado anteriormente, tantas como primates de tamaño medio.
"Hemos encontrado que las aves, especialmente los pájaros cantores y los loros, tienen sorprendentemente un gran número de neuronas en su palio, la parte del cerebro que corresponde a la corteza cerebral, que es compatible con funciones cognitivas superiores, como la planificación para el futuro o la búsqueda de patrones. Eso explica por qué exhiben niveles de cognición al menos tan complejos como los primates", afirma Herculano-Houzel, quien recientemente se unió al Departamento de Psicología de Vanderbilt.
Esto es posible debido a que las neuronas en el cerebro de las aves son mucho más pequeñas y más densas que las de los cerebros de mamíferos, según se encontró en el estudio. Los cerebros del loro y los pájaros cantores, por ejemplo, contienen aproximadamente el doble de neuronas que los cerebros de primates de la misma masa y entre dos a cuatro veces más neuronas que los cerebros de roedores equivalentes.
No sólo las neuronas en los cerebros de los loros y los cuervos están a una densidad mucho mayor que en los cerebros de primates, sino que la proporción de neuronas en el cerebro anterior también es significativamente mayor. "En el diseño de cerebros, la naturaleza tiene dos parámetros que puede jugar: el tamaño y el número de neuronas y la distribución de las neuronas a través de diferentes centros del cerebro --detalla Herculano-Houzel-- y en las aves nos encontramos con que la naturaleza ha utilizado los dos".
A pesar de reconocer que la relación entre la inteligencia y el recuento de las neuronas todavía no se ha establecido firmemente, Herculano-Houzel y sus colegas argumentan que el cerebro de las aves con las mismas o mayores cantidades de neuronas en el cerebro anterior que los primates con cerebros mucho más grandes pueden potencialmente proporcionar a las aves mucho mayor "poder cognitivo" que los mamíferos.
Una de las consecuencias importantes del estudio, según esta neuróloga, es que demuestra que hay más de una manera de construir un cerebro más grande. Anteriormente, los neuroanatomistas habían pensado que a medida que los cerebros se hacían más grandes las neuronas tenían que crecer más y también porque tenían que conectarse a través de largas distancias.
"Pero los cerebros de las aves muestran que hay otras maneras de añadir neuronas: mantener la mayoría de las neuronas pequeñas y conectadas localmente y sólo permitir que un pequeño porcentaje crezca lo suficiente para hacer conexiones más largas Esto mantiene el tamaño medio de las neuronas hacia abajo", explica, tras apuntar que lo que le gusta de la ciencia es que al contestar una pregunta, se plantea una serie de cuestiones nuevas.