Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pastizales también sustentaron la evolución humana

En los sedimentos del fondo marino de África oriental, científicos han descubierto un registro de vegetación de 24 millones de años de evolución, de la región en la que los humanos evolucionaron.
Los autores dicen que el registro da peso a la idea de que los hombres han desarrollado rasgos clave --dietas flexibles, cerebros grandes, complejas estructuras sociales y capacidad de caminar y correr sobre dos piernas-- mientras se adaptaban a la propagación de los pastizales abiertos.
Sobre la base de la evidencia genética, se cree que los primeros homínidos, o antepasados humanos, se separaron de los chimpancés hace entre unos 6 millones y 7 millones de años.
Muchos científicos han argumentado que se establecieron en el camino para convertirse en seres humanos modernos conforme la vegetación al este de África cambió gradualmente de bosque denso a la sabana --prados abiertos salpicados de manchas de bosques y ríos--, lo que habría obligado a nuestros antepasados ??a descender de los árboles, moverse rápidamente en campo abierto y desarrollar habilidades sociales necesarias para la supervivencia.
En los últimos años, la noción tradicional de que los seres humanos evolucionaron en las praderas únicamente ha dado paso a una visión más matizada, sobre que fue el aumento de la diversidad de este tipo de paisajes que incluyen praderas lo que llevó al éxito de los homínidos que eran más inteligentes y más flexibles a adaptarse a un mundo cambiante.
Los nuevos materiales de estudio proporcionan, con mucho, el registro más largo y más completo de la vida antigua de las plantas en gran parte de lo que hoy es Etiopía y Kenia, la cuna de la humanidad asumida, como destacan los autores de la investigación, que se publica este lunes en un número especial sobre la evolución humana de 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.
El trabajo sugiere fuertemente que hace entre 24 millones y 10 millones de años --mucho antes de que los ancestros directos de los humanos aparecieran-- hubo pocos pastizales y, presumiblemente, dominaban los bosques. Luego, con un aparente cambio en el clima, comenzaron a aparecer las praderas y la tendencia continuó durante toda la evolución humana conocida, lo que llevó a un predominio de las gramíneas hace unos pocos millones de años.
"Toda la evolución de nuestro linaje ha implicado vivir y trabajar en o cerca de los pastizales", afirma el autor principal Kevin Uno, investigador postdoctoral en el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos. "Esto nos da ahora una cronología sobre el desarrollo de los pastos y nos dice que eran parte de nuestra evolución desde el principio", agrega.
PASTIZALES PEQUEÑOS Y DESIGUALES INICIALMENTE
Uno señala que las praderas eran probablemente pequeñas y desiguales en un primer momento y, por lo tanto, no eran el único factor. Más bien, matiza, "probablemente dieron lugar a una mayor diversidad de nichos que podríamos ocupar y en los que competir con éxito". Por ejemplo, señala que es posible imaginar que en un paisaje más abierto, los homínidos "aprenderían cómo formar un equipo. Algunos podían cazar o recoger presas". "Unos podrían arrojar piedras a las hienas para mantenerlas alejadas, mientras otros corrían y se apoderaban de la carne", explica.
Los científicos han recogido previamente polen de las plantas, isótopos químicos y otras pruebas de sedimentos terrestres que sugieren que los pastizales se volvieron dominantes en la época en la que evolucionaron los seres humanos. Sin embargo, estos registros provienen sólo de hallazgos dispersos en afloramientos muy erosionados y la mayoría se remontan a sólo hace unos 4 millones de años.
En el nuevo trabajo, los científicos examinaron una serie de núcleos de sedimentos perforados por un barco de investigación en el Mar Rojo y el Océano Índico occidental, fuera el noreste de África. Los núcleos contienen sustancias químicas creadas por la vegetación en un terreno que luego fue eliminado o barrido por el mar y fijado en capas durante decenas de millones de años.
"El océano profundo puede parecer un lugar divertido para buscar signos de vegetación, pero es uno de los mejores, ya que todo está enterrado y preservado. Es como una caja fuerte de un banco", destaca Uno. Usando una técnica bastante nueva, Uno y sus colegas analizaron productos químicos a base de carbono llamados alcanos, que constituyen las partes exteriores de cera de las hojas, y contienen las huellas de los diferentes tipos de plantas.
Los sedimentos de más de diez millones de años tenían alcanos que señalan una forma de fotosíntesis empleada principalmente por plantas leñosas, la llamada vía C3. Pero a partir de hace 10 millones de años, comenzó a aparecer una forma diferente ligada principalmente con las gramíneas --la vía C4--. El área cubierta por la hierba parecía crecer entre un 7 u 8 por ciento cada millón de años, hasta que aparentemente dominó durante 2 o 3 millones de años. Este tipo de vegetación sigue siendo la principal planta de vida en el este de África en la actualidad y otros científicos han demostrado que los pastizales se extendieron también en el sur de Asia, América y África meridional algo más tarde.
Uno dice que los datos del estudio coinciden con análisis químicos del esmalte de los dientes de los elefantes antiguos y otros herbívoros grandes que muestran que algunos animales de África oriental comenzaron a cambiar a más dietas a base de hierba hace unos 10 millones de años.
Los homínidos más antiguos conocidos aparecieron varios millones de años más tarde. Durante hace 3,8 millones de años, el esmalte dental muestra que desarrollaron una dieta flexible, incluyendo alimentos a base de hierbas --si no el propio pastizal--, presumiblemente, carne de animales que comían hierba.
Un estudio del año pasado en coautoría con el científico de Lamont Christopher Lepre demostró que los homínidos estaban haciendo herramientas de piedra en el noroeste de Kenia hace 3,3 millones de años. El pronunciado alargamiento de las piernas, los cerebros más grandes y otros rasgos siguieron hasta la aparición del Homo sapiens hace unos 200.000 años.
"Mucha gente ha conjeturado que los pastizales tuvieron un papel central en la evolución humana --recuerda el coautor del estudio, Peter deMenocal, científico del clima en Lamont-Doherty--. Pero todo el mundo ha divagado acerca de cuándo surgieron los pastizales y cómo eran de generalizados. Esto realmente ayuda a responder a la pregunta".