Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pequeña libélula, el animal volador que recorre distancias más largas

Una libélula de apenas una pulgada y media de largo (3,81 centímetros) parece ser más prolífico viajero de larga distancia del mundo animal, volando miles de millas sobre los océanos, cuando migra de un continente a otro, según una investigación publicada recientemente. Biólogos de la Universidad de Rutgers-Newark (RU-N), en Estados Unidos, que dirigió el estudio que se publica en 'Plos One', dicen que la evidencia de su hallazgo está en los genes.
Los investigadores encontraron que las poblaciones de esta libélula, llamada 'Pantala flavescens', en lugares tan distantes como Texas, el este de Canadá, Japón, Corea, India y América del Sur, tienen perfiles genéticos similares por lo que sólo hay una explicación probable. Al parecer, de alguna manera, estos insectos están viajando distancias que son extraordinariamente largas para su pequeño tamaño, reproduciéndose unos con otros y creando un acervo genético común en todo el mundo que sería imposible si no se entremezclaran.
"Es la primera vez que alguien ha analizado los genes para ver hasta qué punto estos insectos han viajado", dice Jessica Ware, profesora asistente de Biología en la Facultad del Colegio de Artes y Ciencias de la RU-N y autora principal del estudio. "Si la 'Pantala' de América del Norte sólo se cruza con la 'Pantala' de América del Norte y la 'Pantala' japonesa sólo con la japonesa -argumenta Ware-- esperaríamos ver en los resultados genéticos que difieren unas de otras. Al no verlo, sugiere la mezcla de genes a través de grandes extensiones geográficas".
"Estas libélulas tienen adaptaciones como el aumento de las superficies en las alas que les permiten utilizar el viento para llevarlas. Ellas aletean, aletean, aletean y luego se deslizan por periodos largos, gastando cantidades mínimas de energía a medida que lo hacen", describe Ware.
De hecho, se han observado libélulas cruzando el Océano Índico de Asia a África. "Están siguiendo el clima --apunta Daniel Troast, que analizó las muestras de ADN en el laboratorio de Ware mientras trabaja para lograr su título de maestría en Biología, que obtuvo en 2015--. Pasan de India, donde es la temporada seca, a África, donde es la temporada húmeda, y al parecer lo hacen una vez al año".
La humedad es una necesidad para la reproducción de 'Pantala' y, según Ware, es la razón por la que estos insectos podrían animarse a intentar un viaje tan peligroso, que esta experta califica como una "especie de misión suicida". La especie depende de llo. Aunque que muchas morirán en el camino, siempre y cuando haya suficientes, la especie sobrevivirá.
Los patrones de vuelo parecen variar. La más robusta de las libélulas podría hacer el viaje sin escalas, aprovechando corrientes de aire fuertes o incluso vientos de huracán y deslizándose hasta el final. Otras pueden, literalmente, ser avionetas. 'Pantala' necesita agua fresca para aparearse y poner sus huevos y si mientras se deja llevar en una corriente vislumbra una piscina de agua dulce formada por una tormenta --incluso en una isla en medio de un vasto océano-- Ware y Troast dicen que es probable que se sumerjan hacia la Tierra y utilicen esas piscinas para aparearse.
Después de que los huevos eclosionen y los bebés sean lo suficientemente maduros como para volar -con sólo unas pocas semanas--, las nuevas libélulas se unen al viaje intercontinental y ahora multigeneracional del enjambre. Se necesita mucho más trabajo para tratar muchos cabos sueltos.
Lo que los científicos de Rutgers han descubierto pone a esta libélula muy por delante de cualquier competidor de insectos identificados. "Se cree que las mariposas monarca migran atrás y adelante a través de América del Norte de forma que son los insectos que más largo migran", viajando alrededor de 2.500 millas en cada dirección, dice Troast "pero 'Pantala' destruye por completo cualquier registro de migración que haya", con su gama prevista de 4.400 millas o más.
'Pantala' deja a muchas de sus libélulas compañeras más atrás. Los misterios de la evolución son tales que aunque 'Pantala' y su primo 'Green Darner' ('Anax Junius') se han convertido en los viajeros del mundo, Ware dice que por el contrario, otros miembros de la familia "no salen nunca del estanque en el que nacen, desplazándose apenas 36 pies de distancia durante toda su vida".