Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las plantas compiten por su polinización, según un estudio

Un estudio llevado a cano por investigadores del área de Biología de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha detectado un incremento de la competencia entre plantas por los servicios de polinización, lo cual podría reducir el éxito reproductivo de las plantas con menor poder de atracción y, en última instancia, alterar la composición de los prados.
El trabajo, publicado en 'Functional ecology', analiza cómo el aumento de la competencia entre plantas aumenta a la red de interacciones entre éstas y los polinizadores.
"Nuestra hipótesis de partida fue que la llegada de matorrales con abundante producción de flores, como el piorno serrano, incrementaría la disponibilidad de alimento para los polinizadores, lo que supondría un aumento en la diversidad y abundancia de los mismos", ha explicado uno de los autores principales, José María Iriondo.
Sin embargo, los resultados del estudio han detectado un incremento de la competencia entre plantas por los servicios de polinización, lo cual podría reducir el éxito reproductivo de las plantas con menor poder de atracción y, en última instancia, alterar la composición de los prados.
Las localidades en las que se ha realizado el trabajo de campo se encuentran en la Sierra de Guadarrama y forman parte de una comunidad de prados de alta montaña que, como consecuencia de su singularidad y riqueza florística, así como por su reducida área de distribución, se encuentra protegida por de la Directiva de Hábitats de la Unión Europea.
EL ESTUDIO
"Para llevar a cabo el estudio caracterizamos la red de interacciones planta-polinizador registrando las visitas de los polinizadores en parcelas de prado matorralizado frente a parcelas de prado sin matorral", ha señalado el investigador. Además, apunta que "para evaluar el impacto de la matorralización en la red de interacciones planta-polinizador, el equipo utilizó técnicas de análisis de redes complejas".
El enfoque de redes complejas al estudio de interacciones ecológicas parte del supuesto de que no es posible comprender el funcionamiento de las comunidades ecológicas a partir del estudio individualizado de las especies que lo componen, sino que es necesario estudiar la manera en que se organizan las interacciones entre las especies.
Los investigadores han observado que numerosos tipos de polinizadores visitaron a las especies de matorral en mayor proporción que a la mayoría de plantas, por lo que los prados estudiados tuvieron un efecto positivo sobre la diversidad y la frecuencia de visitas de los polinizadores.
Pese a ello, la estructura de la red de interacciones entre plantas y polinizadores apenas mostraron cambios significativos en sus propiedades estructurales. Los expertos apuntan a que esto podría determinar que éstas podrían ser más resistentes al cambio global que lo inicialmente previsto.