Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer astronuata sirio en el espacio vive como refugiado en Turquía

El primer cosmonauta sirio enviado al espacio vive ahora en Estambul como refugiado, después de huir de la guerra civil de su país en 2012, acompañado de su familia, según ha informado el diario turco 'Daily Sabah'.
Faris viajó al espacio como miembro de la tripulación de la misión Interkosmos, del programa soviético, en el año 1987. Despegó a bordo de una nave Soyuz TM-3 en la que pasó siete días, 23 horas y ocho minutos antes de regresar a la Tierra. Durante su estancia en órbita recibió las felicitaciones del entonces presidente de su país, Hafez al-Assad, y, a su regreso, se le otorgó la medalla 'Héroe de Siria', 'Héroe de la Unión Soviética' y la 'Medalla de Lenin'. Además, aeropuestos y calles del país llevan su nombre.
Tras esta experiencia, el exastronauta decidió enseñar en la universidad durante 10 años y, posteriormente regresaría al ejército para convertirse en General en 2004. En 2012, dejó definitivamente su país, acompañado de su familia, para refugiarse en Turquía.
En declaraciones al periódico turco, Faris explica que ha estado viviendo en Turquía durante cuatro años. "Los seis vivimos en un apartamento de dos dormitorios en Kocamustafapasa (un barrio de Estambul), asisto a conferencias para compartir mis experiencias", ha apuntado Faris.
Del mismo modo, señala que todas sus pertenencias le fueron quitadas cuando salió de su país, de manera que aún sería más difícil, si cabe, el regresar. "Fue una elección. En lugar de vivir allí como un 'héroe', mientras mi pueblo estaban sufriendo, preferí vivir en condiciones difíciles en el exilio con mi honor", habla Faris sobre su decisión de trasladarse a Turquía.
El exastronauta reconoce que ha participado en reuniones organizadas por la oposición, pero, según ha dicho, cuando comenzó el conflicto armado, se dió cuenta de podría acabar herido en cualquier momento. "Me gustaría vivir en mi país. La última vez que lo vi era una ruina total", ha reconocido.
Sobre la crisis actual en Europa con los refugiados sirios ha apuntado que no todos deben ser considerados como ladrones o mendigos. "En esta ola de migración, la gente de todos los sectores de la sociedad están viniendo a Turquía. Hay profesores, así como gente ignorante. Pero la gente de Siria en general tienen ocupaciones. No son mendigos". ha aclarado.
UNA OFERTA DE RUSIA
Antes de su marcha a Turquía Faris rechazó la oferta de Rusia para vivir con su familia. "Me negué porque también han bombardeado a mis amigos cosmonautas de Siria", ha declarado.
Aún así, el exastronauta considera a Alexander Viktorenko y Aleksandr Pavlovich, sus compañeros en la misión, como sus "hermanos" que es lo que pasa, según ha explicado, "cuando se ve la Tierra desde la misma nave". "Es un sentimiento que pone fin a todas las diferencias", ha añadido.
En este sentido, ha apuntado que la mejor vista que se puede tener del planeta es desde el espacio. "Lo miras al igual que un bebé mira a su madre, no ves fronteras, no hay estados, no hay diferencias. Me gustaría que pudieran enviar a todas las personas malas en la Tierra al espacio y estoy seguro de que una vez que regresen, se darían cuenta de lo hermosa que es y dejarían de serlo", ha concluido.