Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un robot dirige a la orquesta Sinfónica de Detroit

Según informan los medios locales, el público se mostraba expectante ante la entrada de ASIMO en el escenario. El robot mide metro y medio y no es la primera vez que emula al ser humano en alguna de sus tareas.
"Hola a todo el mundo", dijo ASIMO a la audiencia con una voz aniñada, y luego saludó a la orquesta. "Es emocionante trabajar con la Orquesta Sinfónica de Detroit ante este magnífico auditorio", añadió ASIMO, que consiguió meterse al público en el bolsillo.
La portavoz de Honda, Alicia Jones, asegura que el reto no solo era dirigir una orquesta, sino una obra en directo, algo que nunca antes había hecho un robot. ASIMO, perteneciente a la generación más avanzada de androides, tiene mayor capacidad de movimiento que otros robots de su generación, puede andar, subir escaleras y mover sus articulaciones como si fuera una persona.
No obstante, tiene algunas limitaciones. El director musical de la Sinfónica de Detroit, Charles Burke, explicó, por ejemplo, que los ingenieros han programado al robot para que siga los mismos gestos que el director, pero no es capaz de responder a los músicos. Si la orquesta se pierde, el robot no puede sentirlo y solucionar el problema.
"No es un mecanismo comunicativo. Está simplemente programado para hacer los gestos", señaló el director de la orquesta Leornard Slatkin, "si la orquesta decide ir más rápido, no hay nada que el robot pueda hacer. Con suerte, podré seguir dirigiendo", bromeó. BQM