Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los robots llegan a las escuelas japonesas

Una profesora a la que no le importa que jueguen en clase o la pellizquen. Es Saya, un androide diseñado para enseñar a los niños que la ciencia y la tecnología pueden ser asignaturas divertidas. La singular profesora ha dado su primera clase niños de 10 años en la Escuela Primera Kudan de Tokio. Su creador ha asegurado que el objetivo no es sustituir a los enseñantes, sino entusiasmar a los estudiantes por el uso de las tecnologías.
No estamos intentando hacer algo que ocupe el lugar de los profesores, sino que nuestro motivo principal para construir este robot es utilizar nueva tecnología para enseñar a los niños tecnología", ha afirmado el profesor de la Universidad de Ciencias de Tokio Hiroshi Kobayashi, creador del ingenio.
 Además, Saya, podría ayudar en las escuelas, donde hay pocos profesores. "En el campo y en algunas escuelas pequeñas, hay niños que no tienen la oportunidad de entrar en contacto con nueva tecnología y también hay pocos profesores allí que puedan enseñar estas lecciones", ha asegurado Kobayashi.
El debut como profesora de Saya fue todo un éxito: Los niños quedaron fascinados con ella y no le quitaron los ojos de encima durante la lección. Cuando terminó la clase, algunos estudiantes le tocaron la cara y la pellizcaron.
Es mucho más divertido que las clases normales", dijo Nanako Iijima, de 10 años. 
Para los profesores, sin embargo,  la cosa no resulta tan divertida. "Aún tienen mucho que investigar antes de que puedan crear un auténtico profesor robot", comentó Akito Fukuda, la profesora de ciencias del colegio.
Japón, hogar de casi la mitad de los 800.000 robots industriales del mundo, espera que la industria crezca en el futuro hasta los 10.000 millones de dólares, y produzca modelos que puedan cuidar de su creciente población anciana.ZA