Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Este es el rostro de la mujer de la Era de Hielo

Así era la mujer de la Era de Hielo, que vivió hace 10.000 años en la península de Yucatán, en México.telecinco.es
Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México han reconstruido físicamente a la 'Mujer de las Palmas', que vivió en la Era de Hielo hace 10,000 años en la península de Yucatán. La reconstrucción fue realizada a partir de su cuerpo, hallado en las profundidades de una cueva inundada cercana a Tulum en 2002.
El esqueleto tomado como punto de partida para la reconstrucción era el de un individuo del sexo femenino, entre 44 y 50 años al momento de morir, con 152 cm de estatura y un peso de 58 kilos.
Fue encontrado por los espeleólogos James Coke y Jerónimo Avilés en la cueva Las Palmas, a 4.5 km de Tulum. Para la recreación de cómo pudo haber sido esta mujer se hizo en un taller francés siguiendo los patrones establecidos por antropólogos físicos mexicanos.
Su exactitud se basa en que el esqueleto fue encontrado prácticamente completo (90%) y el  buen estado de conservación, por lo que pudieron practicársele los más avanzados estudios de antropología forense.
La escultura de cuerpo completo, realizada en Francia, ofrece una aproximación de las características físicas que pudo tener la Mujer de Las Palmas, cuya antigüedad oscila entre los 10,000 y 12,000 años y está visible al público en la exposición 390 ppm. Planeta alterado. Cambios climáticos y México, en Guanajuato.
Los secretos que revela la mujer de la Era del Hielo
Su estructura corporal, piel y ojos es semejante al de las poblaciones del sureste asiático, lo que refuerza la hipótesis de que al continente americano no sólo llegaron movimientos migratorios del norte de Asia sino también del centro y del sur.
Según Alejandro Terrazas, antropólogo físico de la UNAM, la reconstrucción de La Mujer de Las Palmas se hizo a partir de criterios de antropología forense, como datos de medición de la osamenta con los que se obtuvo la apariencia física y la complexión.
El antropólogo destacó que uno de los descubrimientos a partir del estudio del cráneo de la Mujer de Las Palmas es que su fisonomía no corresponde con las características de las poblaciones indígenas mexicanas y tampoco a los pobladores más antiguos de América, como los paleoamericanos y los amerindios, su rostro se asemeja más a la gente del sureste asiático, como la de Indonesia.
Para el científico, esto indica que el continente americano fue poblado con varios movimientos migratorios, no solamente a partir de una o dos oleadas procedentes del norte de Asia a través del Estrecho de Bering, como refiere una de las teorías más divulgadas.
Lo que nos revela La Mujer de Las Palmas es que hubo más migraciones del centro y sur de Asia, a partir de las cuales se dio una evolución local en América, acarreando una gran diversidad de poblaciones ya existente durante la época de la cultura clovis (13 mil 500 años).