Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El satélite Jason-3 capta la evolución menguante de El Niño

Jason-3, la nueva misión de oceanografía por satélite de EE.UU. y Europa, ha producido su primer mapa de altura global de la superficie del mar, que muestra claramente la señal de El Niño 2015-16.
El mapa se generó a partir de los primeros 10 días de datos recogidos, una vez que Jason-3 alcanzó su órbita operacional de 1.336 kilómetros el mes pasado. Muestra el estado del actual fenómeno de El Niño, que comenzó a principios del año pasado. Tras alcanzar un máximo en enero, los altos niveles del mar en el Pacífico Oriental están empezando a encogerse.
Lanzado el 17 de enero desde la base aérea de Vandenberg en California, Jason-3 es operado por la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA), en colaboración con la NASA, la Agencia Espacial Francesa-Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) y la Organización Europea para la explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT).
Su misión nominal de tres años continuará casi un cuarto de siglo de registros de seguimiento de los cambios en el nivel del mar. Estas mediciones de la topografía de la superficie del océano son utilizadas por los científicos para ayudar a calcular la velocidad y dirección de las corrientes oceánicas superficiales y para medir la distribución de la energía solar almacenada en el océano.
La información Jason-3 se utilizará para monitorizar el cambio climático y el seguimiento de fenómenos como El Niño. Asimismo, mejora una predicción meteorológica, oceánica y climática más precisa, aplicable incluso a la intensidad de los ciclones tropicales.
Los datos de Jason-3 también se pueden utilizar para otras aplicaciones científicas, comerciales y operativas, incluida la vigilancia de las olas oceánicas profundas; pronósticos de olas de superficie para operadores en alta mar; pronósticos de corrientes para la navegación comercial; previsiones costeras para responder a retos medioambientales como los derrames de petróleo y las floraciones de algas nocivas; y modelado costero crucial para los mamíferos marinos y la investigación de arrecifes de coral.