Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco sencillos hábitos alimenticios para perder peso sin hacer dieta

Frutas y verduras potenciadoras del color dorado de nuestra piel FOTO:GTREStelecinco.es

En cuestión de semanas (o algunos afortunados ya lo estarán haciendo) nos podremos tumbar bajo el sol y relajarnos mientras nos refrescamos a la orilla del mar o en el borde de una piscina. Sí, ya ha empezado la cuenta atrás para la 'Operación biquini'.

Lo ideal es cuidarse todo el año, pero los últimos tres meses, antes de ponernos ropa veraniega, resultan decisivos, como nos recuerda la nutricionista Azahara Rodríguez. Eso sí, no hace falta sacrificarse una barbaridad, basta con tomar algunas medidas sencillas como:
1. Reducir los dulces y evitar el alcohol.
En muchas ocasiones se presta atención a la comida pero se olvida que las bebidas, y en especial el alcohol, son una fuente de calorías. "El alcohol tiene multitud de calorías vacías que no ayudan en absoluto para ponerte en forma", explica Rodríguez. Por otra parte, los refrescos son fuente de azúcares, por lo que su consumo resulta perjudicial para tonificar tu silueta.
2. Beber agua y tomar infusiones.
Es recomendable tomar dos litros diarios de agua, según la nutricionista, con el objetivo de "depurar interiormente y lograr la hidratación del organismo. De este modo se consigue un aliado natural para la belleza". También tienen poder adelgazante el té verde y otras infusiones que puedes tomar en el desayuno o tras la comida principal del día.
3. Equilibrio en la alimentación.
"Hay que tener cuidado con los hidratos, grasas y proteínas, pero el consejo es seguir una alimentación equilibrada con cinco comidas diarias", incide la nutricionista. Aunque los resultados pueden no verse a corto plazo, la clave se encuentra en no frustrarse y ser constante para alcanzar tu peso ideal. Incluso, si observas resultados satisfactorios, podrás darte un capricho cada cierto tiempo a modo de recompensa.
4. Apostar por las frutas y verduras.
Son dos de los productos imprescindibles de esta dieta equilibrada, ya que hay determinados alimentos saludables que puedes ingerir sin importar su cantidad y que ayudan a tonificar el cuerpo. "Los tomates evitan que retengas líquidos, pero también es recomendable echar una cucharadita de aceite de oliva a todas las ensaladas", señala Rodríguez. Las frutas de temporada, además de tener bajo nivel de grasas, son fuente de minerales y vitaminas.
5. Consumo de granos completos.
Son un alimento perfecto para los meses previos al verano debido a su poder para saciar y a su riqueza en vitaminas y minerales. En este sentido, los cereales de trigo son una opción muy saludable para el desayuno.