Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las sociedades científicas ven inviables las promesas electorales para elevar el gasto en I+D y el 'regreso de cerebros'

La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) no ve viables los compromisos electorales realizados por varios partidos políticos de elevar el gasto en I+D hasta el 3 por ciento del PIB o de hacer regresar a miles de científicos españoles 'fugados', a lo largo de los próximos cuatro años de legislatura.
Durante la presentación del análisis de los presupuestos para I+D presentado por la COSCE, elaborado por los expertos del Instituto de Estudios de la Innovación (IREIN), José Molero y José de Nó, la confederación ha señalado que para lograr este objetivo, habría que duplicar el esfuerzo de crecimiento sólo en I+D. Es decir, que si la economía crece en España, la ciencia debe crecer aún el doble de lo que crece la economía en general.
Además, Molero ha señalado que habría que cambiar todo el modelo productivo del país, una iniciativa que "no se consigue en un año" sino "en una década o incluso en dos".
En este sentido, el presidente de COSCE, Nazario Martín, ha señalado que ni siquiera con un esfuerzo máximo por parte del Estado se podría obtener ese objetivo, ya que en este sector, las administraciones públicas deben ir siempre de la mano del sector privado".
Precisamente, el informe de la confederación sobre la situación de la ciencia en el país, apunta a que, por primera vez en 60 años, el sistema de I+D+i español ha caído. Concretamente, Molero ha indicado que desde 2010 el gasto en el sector "no ha hecho más que caer", pasando del 1,4 por ciento del PIB hace seis años, al 1,23 por ciento del PIB de 2014.
Molero ha indicado que se trata del resultado de la caída "del gasto en la administración pública, en la enseñanza superior (universidades) y en la empresas privada", lo que convierte a España "en uno de los escasos países de la OCDE que no ha crecido en los últimos años".
"Los presupuestos de la ciencia cayeron un 34 por ciento en el periodo 2009-2013, lo que sitúa a España como el país europeo con mayor descenso de la OCDE, con 33 puntos por debajo de la media", han destacado los autores del estudio, que han recordado que todos los países "estaban en el mismo periodo de crisis" que España.
Del mismo modo, el barómetro internacional 'Innovation Scoreboard' apunta que, hasta 2012 España recogía una mejora, aunque se situaba muy lejos de la media europea. Sin embargo, a partir de la fecha "la caída es importante", sólo comparable con la de Rumania. Así, para Molero, la ciencia que el país está heredando "no es la de 2009, sino la actual" que, a su juicio, está a la espera de ver la luz en algún aspecto.
En cuanto a los presupuestos aprobados para 2016, la confederación señala que la subida del 0,36 por ciento reflejada en el total de los mismos "no es lo importante", sino que este aumento se haya reflejado en el apartado de operaciones no financieras (subvenciones) que es, según han señalado, "de donde sale principalmente el dinero", y no en las operaciones financieras (créditos), como en años anteriores.
Esta situación de incrementar los créditos frente a las subvenciones permitía una escasa ejecución de los presupuestos, denunciada durante años por COSCE. Según De Nó, el acumulado ente 2010 y 2014 de los presupuestos no ejecutados en I+D suman 12.152 millones de euros, de los que 11.526 millones pertenecían al aparatado de créditos.
UNA AGENCIA DE INVESTIGACIÓN QUE SERÁ CLAVE
La comunidad científica llevaba años reclamando una Agencia Estatal de Investigación --que fue aprobada en diciembre de 2015-- para evitar esta situación. De hecho, el presidente de la COSCE ha señalado que este organismo será "clave" y "tremendamente útil" para que "sean los científicos quienes resuelvan los problemas de la ciencia".
"La agencia no sólo nace para solucionar los problemas de dinero del sector, sino para mejorar su gestión", ha apuntado Martín, que se ha mostrado crítico con lo que se ha hecho hasta ahora. En este sentido, ha señalado que la Secretaría de Estado de I+D+i ha tenido que "toparse con Hacienda" siempre que quería poner en marcha algún proyecto, "lo que se traducía en retrasos en las convocatorias y en los pagos".
En cuanto a la formación del organismo, el presidente de COSCE ha señalado que su petición ha sido que los científicos que formen parte de los diferentes consejos "no estén vinculados con ningún partido político" y que su profesionalidad y calidad estén avaladas por su carrera.
La Agencia contará con un 'senado' formado por cargos públicos y cuatro científicos de reconocido prestigio, según ha informado el Gobierno. Además, también contará con un consejo asesor de 12 científicos. Para Martín lo importante es que sean estos últimos "los que hagan las propuestas al 'senado' y no al revés".
El presidente de COSCE, Nazario Martín, ha pedido a las autoridades la necesidad de trabajar en el sistema de I+D+i a "medio-largo plazo" y ha abogado por "mirar primero lo que hay dentro del sistema" y "reordenar los departamentos", para poder poner las bases de "una nueva infraestructura.
ATRACCIÓN DEL TALENTO
Fruto de la situación del sistema de I+D y de la necesidad de un cambio de modelo productivo es también la marcha del talento español fuera del país, según ha apuntado Martín. Así, ha destacado que no sirve de nada formar a científicos, ingenieros y tecnólogos, si después el tejido productivo nos los va a absorber.
En este sentido, también rechaza la posibilidad de que se cumplan los programas electorales que apuntan a la atracción de miles de científicos españoles en pocos años. Aunque asegura que sería una buena noticia, reconoce que el sistema no estaría preparado para esa cantidad de investigadores. Es ahí donde señala hacia el sector privado y la necesidad de que se integre en el sistema.
Por su parte, De Nó y Molero se han mostrado críticos con la reducción de presupuestos en 2016 destinados a la formación de futuros investigadores, ya que, a su juicio, los efectos a largo plazo del sector "está totalmente comprometido". La caída en la partida de este año supone 360 millones de reducción acumulada desde 2009.