Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué supone la creación de vida artificial?

Investigadores de Estados Unidos han creado la primera célula sintética. El avance es considerado por muchos expertos como revolucionario porque aseguran que es un paso crucial hacia la creación de vida artificial. Las bacterias artificiales podrían servir para producir energía, nuevas vacunas o para luchar contra el cambio climático.
Como señala BBC Mundo, con ese objetivo, los científicos cuentan con la colaboración de compañías farmacéuticas y del sector de la energía. Esperan asimismo que las células sintéticas sirvan para absorber el dióxido de carbono que contamina la atmósfera.
Esta célula artificial, una bacteria, se obtuvo de otra bacteria natural a la que se implantó ADN artificial. Los investigadores emplearon, según señalan, "las herramientas de la naturaleza" para construir el nuevo cromosoma. Como explica BBC Mundo, el doctor Craig Venter y sus compañeros esperan usar la misma tecnología para diseñar nuevas bacterias desde cero.
La misma técnica se podría utilizar para crear organismos más complejos que las bacterias, como las plantas o los animales, aunque el objetivo actual es diseñar y construir bacterias, que son organismos unicelulares.
La información genética de las bacterias es muy simple y eso las convierte en el candidato ideal para producir sustancias útiles para los seres humanos. Venter cree que estas bacterias de laboratorio podrían "suponer el inicio de una nueva revolución industrial".
Las bacterias tienen un genoma con una información circular y sencilla de copiar. Por el contrario, cada célula del cuerpo humano contiene 23 pares de cromosomas lineales y con mucha más información.
Venter considera que extender esta técnica a organismos más complejos, como las plantas, es posible, pero aún se tardará muchos años en lograrlo.