Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de científicos descubre la importancia de los suspiros

Pulmones.Gtres

Un grupo de investigadores de EEUU han descubierto que los suspiros tienen una importante función biológica que protege nuestros pulmones. Sin esas inspiraciones profundas, vinculadas a estados de ánimo, una persona podría morir, según el estudio publicado por la revista científica 'Nature'.

Los suspiros y la respiración profunda pueden expresar tristeza, alivio o cansancio y ocurren de forma espontánea con frecuencia de pocos minutos, cuando se inflan los alvéolos.
Sin embargo, no es solo una cuestión emocional, sino que suspiramos una docena de veces, por orden de nuestro cerebro para mantener la función pulmonar.
Si no suspiráramos los alvéolos, la parte más pequeña de nuestros pulmones, encargados del intercambio del oxígeno y el dióxido de carbono, se colapsarían y moriríamos.
“La única manera de abrir los alvéolos cuando colapsan es suspirar, porque esto hace que ingrese el doble del volumen normal de una respiración”, explicó uno de los expertos participantes en la investigación.
Un grupo de investigadores de las Universidades de Stanford y la UCLA, en Los Angeles, ha descubierto que dos pequeños grupos de neuronas en el tronco cerebral son responsables de la transformación de respiraciones normales en suspiros.
“A diferencia de un marcapasos que solo regula la velocidad de la respiración, el centro respiratorio de nuestro cerebro también controla el tipo de respiración”, explicó el bioquímico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, Mark Krasnow, participante en el estudio.
Cada grupo de neuronas se responsabiliza de un tipo de respiración. "Los suspiros parecen regulados por el menor número de neuronas que hemos visto asociados con un comportamiento humano fundamental", explicó Krasnow.
En el experimento realizado con ratones, los científicos descubrieron que el control respiratorio estaba monitorizado por unas 200 neuronas.
Este hallazgo podría ser un paso importante en la investigación de enfermedades pulmonares.