Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tamaño de los genitales no importa para los peces, según un estudio

Investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU) han demostrado que la teoría de que los genitales más grandes hacen a los machos más atractivos para la reproducción, no funciona con los peces.
Estudiando sus hábitats reproductivos, encontraron que las hembras no seleccionan antes a los machos con grandes genitales para engendrar descendencia que a los que tienen genitales normales o menores, según un comunicado de esta universidad.
"Nuestros hallazgos muestran que el tamaño de los genitales masculinos de los peces no tiene efecto sobre su atractivo, el éxito en la reproducción, o su capacidad para nadar y moverse en el agua", dijo el investigador Michael Jennions, de la Facultad de Biología de la ANU.
Los hallazgos contradicen dos estudios previos de la ANU: uno que encontró que un pene más grande tenía una relación positiva con el éxito de paternidad de los peces, y otra investigación en humanos que encontró que los hombres con un pene más grande resultaban más atractivos para las mujeres.
Jennions dijo que el último estudio, publicado en la revista Nature Communications, dará lugar a una mayor comprensión de la evolución de los genitales, cuyo tamaño varía enormemente entre especies.
La investigación consistió en estudiar el tamaño genital masculino del pez mosquito, Gambusia holbrooki, que tiene una estructura similar al pene, conocido como gonopodium. El gonopodium masculino normal es igual a aproximadamente el 30 por ciento de la longitud del cuerpo del pez mosquito.
Sin embargo, el equipo realizó una cría selectiva de peces mosquito macho durante ocho generaciones para crear peces con gonopodia más grandes, y algunos de ellas con gonopodia más pequeños.
Los machos con diferentes genitales se dejaron competir libremente para aparearse con hembras. Luego, los investigadores utilizaron una prueba de paternidad de ADN para ver los machos que más éxito tuvieron en engendrar descendencia.
"Para nuestra sorpresa, encontramos que el tamaño de la gonopodia no cambia en el éxito reproductivo" dijo Megan Head, también de la Escuela de Investigación de Biología de la ANU. La investigación utilizó un tamaño de muestra de 173 machos y 165 hembras y paternidad probada superior a 2.250 crías.