Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El transbordador Atlantis regresa por fin a la Tierra

El transbordador Atlantis aterrizó hoy con sus siete tripulantes en una base militar en California, después de que el mal tiempo en Florida, adonde estaba previsto que llegara, obligó aplazar su vuelta dos días consecutivos.
"¡Por fin! No pensé que iba a ser tan duro para volver a la Tierra", dijo el comandante Scott Altman en la pista de aterrizaje de la base de la Fuerza Aérea Edwards, en California.
El aterrizaje se llevó a cabo sin contratiempos con unas condiciones climatológica óptimas.
El centro de control dio la bienvenida a los siete astronautas y les felicitó por completar con éxito su misión para reparar el telescopio espacial Hubble, "que contribuirá a la expansión" del conocimiento.
El comandante Altman, el copiloto Gregory Johnson, y los especialistas Michael Good, Megan McArthur, John Grunsfeld, Mike Massimino y Andrew Feustel volvieron a la Tierra después de una misión de trece días.
Estaba previsto que la misión durara once días y volviera el viernes 22 de mayo al Centro Espacial Kennedy, sin embargo, las tormentas en Florida obligaron a los astronautas a permanecer dos días extra en órbita.
El comandante habló en nombre de su tripulación para los equipos de la NASA que han trabajado en diferentes partes del país para garantizar su regreso.
Las adversas condiciones climatológicas no permitieron que el transbordador llegara al Centro Espacial Kennedy de Florida, de donde partió.
"Este ha sido un testimonio de un trabajo en equipo y de cooperación de la gente en todo el país", agregó Altman.
La NASA informó que tardará una semana en organizar los preparativos para el traslado al Centro Kennedy del Atlantis, que será transportado en un Boeing 747. Una operación que tendrá un coste de 1,8 millones de dólares.
Con el retorno del Atlantis se cumplió la misión que quedó cancelada en 2004, después del accidente del Columbia, que se desintegró al entrar en la atmósfera terrestre con sus siete tripulantes a causa de un desperfecto en la cubierta.
El Atlantis llegó al Hubble el 13 de mayo para reparar e instalar instrumentos basados en las últimas tecnologías y que permitirán multiplicar de 10 a 70 veces la potencia de observación del telescopio, puesto en órbita por el transbordador Discovery hace 19 años.
Durante su misión, los astronautas realizaron cinco salidas al exterior para llevar a cabo las operaciones de mejora, con una duración de seis horas y media aproximadamente cada una, que prolongarán la vida del Hubble al menos cinco años más.
Entre sus nuevos accesorios, el Hubble cuenta ahora con un espectrógrafo que permitirá conocer mejor los orígenes cósmicos y con el que se observará la luz emitida por quásares (objetos celestes que irradian más energía que docenas de galaxias comunes) extremadamente alejados de la Tierra, para ver cómo cambia a medida que atraviesa los gases entre galaxias distantes.
Esto permitirá que los científicos sepan de qué están compuestos esos gases, cómo han cambiado a lo largo de los tiempos y en qué forma afectan a las galaxias.
Además, una nueva cámara agregada al Hubble permitirá la toma de imágenes de gran escala, extremadamente claras y detalladas dentro de una gama muy amplia de colores.
Antes de volver a la Tierra, los astronautas también revisaron a fondo el transbordador, que sufrió daños aparentemente leves en su cobertura térmica durante el despegue.
Tras una inspección de diez horas realizada por la tripulación, los directores de la misión dieron su visto bueno al estado del sistema de protección térmica, al considerar que un arañazo detectado en la cubierta era menor y no suponía una preocupación.
"Ha sido emocionante desde el principio al fin", aseguró Altman, "ha sido un gran viaje", agregó.
Los astronautas de la misión, denominada STS-125, serán homenajeados con una ceremonia de bienvenida el próximo martes en el aeropuerto Ellington de Houston (Texas).