Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los videojuegos facturan más de mil millones de euros en España en 2015

La industria de los videojuegos sigue creciendo en España. El aumento de posibilidades, la evolución de la tecnología y el amplio abanico de acceso a los videojuegos ha hecho que la industria del videojuego haya generado en el país 1.083 millones de euros durante el pasado año, cifras superiores a lo generado por la industria de la música grabada (161,5 millones) o la industria del cine (571 millones).
Jugar es una tendencia en alza. Las cifras de facturación con respecto al año 2014 han crecido un 8,7 por ciento. De los 1.083 millones de euros facturados, las cifras de la venta física resaltan que este es el formato favorito de los consumidores: 791 millones de euros provienen de la venta física y 292 millones de la venta 'online', según cifras tomadas por la Interactive Software Federation of Europe (ISFE) y recogidas en el anuario de la industria del videojuego preparado por la Asociación Española de Videojuegos (AEVI). De los 292 millones, el mercado móvil abarca una importante parte de ello: 123 millones de euros por videojuegos adquiridos a través de plataformas móviles.
Lo 'online', entre lo que se incluyen descargas en Steam y en tiendas de las distintas compañías, se abre paso en un mundo cada vez más conectado, pero no supone una amenaza al modelo convencional. "Evoluciona en paralelo y no canibaliza el modelo anterior", ha explicado el Presidente de AEVI, Alberto González Llorca.
Durante el último año se vendieron en España casi diez millones de videojuegos, un millón de consolas y cuatro millones y medio de periféricos relacionados con estas. De la venta física mencionada con anterioridad y los 791 millones de euros facturados con ella, se reparten casi de manera equitativa entre el hardware y el software: 352 millones de euros en 'software' y 334 millones de euros en 'hardware'.
Los periféricos han supuesto un incremento del 15,4 por ciento con respecto al año anterior, y han alcanzado una facturación de 104 millones. Una cifra que se prevé que aumente durante el próximo año debido a la tendencia de la realidad virtual y la salida al mercado de auriculares, cascos y gafas dedicados a esta tecnología de moda.
Entre las consolas, siguen ganando las de sobremesa por goleada frente a las portátiles: 820.000 unidades vendidas frente a las 362.000 unidades de portátiles. Esto se traduce como 278 millones de facturación gracias a las consolas de sobremesa frente a 56 millones de las portátiles. Las consolas para llevar, además, han bajado un 3,4% en la facturación con respecto al periodo anterior, según recogen el informe de AEVI.
Las consolas son líderes en el mercado en cuanto a ventas de videojuegos. Sólo 557.000 juegos vendidos para PC frente a los 8.408.000 millones de juegos vendidos para consolas. La facturación de juegos vendidos para ordenadores se traduce en 15 millones de euros, una cifra un 3,3% por ciento inferior con respecto al año anterior. Los juegos para consola también disminuyen un 2,6 por ciento frente a 2014, pero los datos siguen siendo altos: 337 millones de euros facturados en software para videoconsolas.
Entre ellas, la reina indiscutible es la PlayStation 4. Los juegos para la consola de última generación de Sony ha supuesto una facturación de 146 millones de euros, un 97 por ciento más que en el año 2014. También crece en ventas y en valor la Xbox One, facturando 16,2 millones de euros y vendiendo un 56 por ciento más de títulos que en el periodo anterior. Ambas se convierten en las únicas consolas que han conseguido aumentar la cifra de los juegos vendidos y la facturación durante el último año.
Por su parte, PlayStation 3 empieza a quedarse en segundo plano y la facturación de ventas de juegos para la máquina de Sony ha disminuido un 46 por ciento, situándose en 60,5 millones de euros. No es la única en descenso: los títulos para la Wii U, última consola de Nintendo, disminuyen un 32 por ciento su valor y se quedan en los 19,3 millones, aunque la 3DS mantiene prácticamente estables sus ventas y Nintendo consigue que su valor solo haya disminuido un 6 por ciento, situándose en 46 millones y medio.