Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando los videojuegos se vuelven 'hot'

Parece una película para mayores de 18, pero es un videojuego. Es 'Heavy Rain, The origami killer', que con sus escenas de desnudos, la escenografía y el acentuado cuidado de la narración ha levantado polvareda en algunos sectores conservadores dee EEUU. Sus creadores, sin embargo, defienden que su naturalismo sensual es una evolución del medio dirigido a un público más adulto.
La mujer está en el baño, sola en su lujoso loft, se desnuda con calma. Se mete en la ducha, se relaja y deja que la moje el chorro bajo la atenta mirada de la cámara, que sigue las curvas de su cuerpo.
Cierra el grifo, se seca, se viste con unas bragas y una camiseta ajustada que no deja nada a la imaginación. No nos parecería raro si fuese una película, pero es el videojuego 'Heavy Rain - The Origami Killer", que llega al mercado este mes para la Playstation 3.
Escenas así no se habían visto antes, no por el desnudo, sino por el realismo y las atmósferas íntimas que recrea y que transportan al jugador a territorios nuevos.
El videjuego criticado por su contenido adulto, "no es un juego sobre sexo y violencia, trata sobre personajes y sus emociones", ha explicado su creador David Cage para defenderse de sus detractores en EEUU.
"Cuando tienes 18 años no vas a quedar impactado de por vida por ver unos pezones. Como creador de videojuegos tengo una única y simple norma, todo está permitido, no hay límites siempre y cuando le de sentido a la historia y no se trate de contenido gratuito".
El vídeo demo que han colgado los de la factoría francesa Quantic Dream revela este paso adelante al que están evolucionando los juegos de consola con un lenguaje transversal que propone un producto nuevo, entre el cine y lo lúdico con un espacio más amplio a las emociones.
Más o menos, lo que Cage no se reprime en definir como "un filme noir muy oscuro y con temas adultos".