Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No hay por qué temer por la vida de Aparicio pero tardará en recuperarse"

El médico Máximo García Padrós se ha encargado de desdramatizar la situación pese a que el estado del torero es de "muy grave". "No tenemos por qué temer ni por su vida, ni por posibles secuelas, aunque tendrá una recuperación muy lenta", ha dicho.

"Es una cornada muy seria. Le ha roto prácticamente toda la boca, la lengua, el paladar y el maxilar superior. Le hemos entubado en la enfermería y hemos conseguido estabilizarlo. Ahora en el hospital 12 de Octubre tendrán que seguir con la intervención y ver hasta dónde llega la fractura del maxilar. Aún es pronto para hacer valoraciones más concisas. Hay que esperar", dijo Padrós.
En el hospital será sometido a un escáner para valorar el alcance de la fractura del maxilar.

Perdió el equilibrio
El diestro se resbaló en un momento de la faena, perdió el equilibrio y dio con una rodilla en el suelo. Fue en ese momento cuando el toro de la ganadería de Juan Pedro Domecq le embistió de cara y le clavó uno de los pitones en la garganta.

El toro era el primero de la decimosexta corrida de la Feria de San Isidro.

En el segundo toro, de la ganadería de Juan Pedro Domecq, resultó cogido también El Cid, a quien el toro le dio un revolcón que le hizo dar una voltereta. Tan sólo llegó a desgarrarle el traje.