Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las bajas temperaturas acaban con los verdes campos ingleses

El típico paisaje de Inglaterra ha perdido su característico color verde. Después deel invierno más frío de las tres últimas décadas, los prados y colinas lucen hoy el aspecto de un paisaje propio de las zonas mediterráneas. Más que un frío invierno, parece que la zona ha sufrido una fuerte sequía estival. Sus campos, normalmente verdes y apacibles se han convertido en extensiones de marrones tras el largo periodo de bajas temperaturas que ha azotado el país. El frío ha matado su hierva de raíz. Los ganaderos deberán esperar un mes para que se recupere la hierba y poder sacar a sus animales a pastar. En la actualidad, las famosas figuras dibujadas sobre el terreno de la localidad de Dorset apenas se diferencian desde el aire. Foto: Iberpress