Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patrick Oliver salva la vida de milagro tras ser corneado en la tráquea

El novillero Patrick Oliver sufrió ayer en la plaza francesa de Saint-Sever una cornada en el cuello que, según declaraciones de su apoderado, Olivier Barachart, a este medio, "tiene pronóstico muy grave. El pitón le atravesó la tráquea, y cuando llegó a quirófano ésta estaba sostenida sólo por dos nervios. La cornada se produjo en una zona en la que dos milímetros podían ser vitales".
El apoderado explica que el percance "no pareció muy grave. El segundo de sus novillos le pisó, le tiró al suelo y en ese momento fue cuando lo hirió en el cuello. Al principio ninguno pensamos que le hubiese herido, pero se levantó muy pálido y prácticamente desmayado. Ahí fue cuando la gente se dio cuenta de la cornada y cuando nos temimos lo peor, por la zona en la que llevaba la herida".
 "Lo trasladaron en ambulancia hasta Mont-de-Marsan y desde allí, en helicóptero, hasta Bayona, donde le atendió un médico especialista en cirugía torácica, el doctor Dubrez. Han sido seis horas de operación y el doctor dice que ha sido un milagro", explica Barachart, más tranquilo ya porque "ha sido un palo muy fuerte y aunque ha estado toda la noche sedado, esta mañana lo han despertado y le han quitado la intubación y, dentro de lo que cabe, no está mal. Incluso está hablando, poco a poco".