Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas que trabajan cargando peso o haciendo esfuerzos repetidos pueden tener problemas en el suelo pélvico

Las personas que trabajan cargando peso o haciendo esfuerzos fuertes de forma repetida, como por ejemplo las cuidadoras infantiles o los cantantes de ópera, pueden tener problemas en el suelo pélvicos, según ha alertado la fisioterapeuta y portavoz de 'Centradaenti.es' de TENA Lady, Carolina Walker.
Las personas que trabajan cargando peso o haciendo esfuerzos fuertes de forma repetida, como por ejemplo las cuidadoras infantiles o los cantantes de ópera, pueden tener problemas en el suelo pélvicos, según ha alertado la fisioterapeuta y portavoz de 'Centradaenti.es' de TENA Lady,
Carolina Walker.
"Cualquier peso que nosotros cargamos provoca que haya un aumento de la presión dentro del abdomen, y ésta recae directamente en el suelo pélvico. ¿Cuándo hay riesgo? Cuando el suelo pélvico no presenta un estado óptimo, bien porque ha sufrido algún daño por un parto o está alterado. En estos casos, la presión que se genera dentro del abdomen puede ser lesiva, llegando a provocar pérdidas de orina o prolapsos", ha explicado.
Ante esto, la experta ha recomendado los ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico ya que ayudan a minimizar riesgos. "Si nuestro suelo pélvico no está en condiciones para sostener esta presión que le llega desde el abdomen, es importante que nosotros activemos nuestro suelo pélvico voluntariamente, contrayéndolo. En el caso de que nuestra musculatura pélvica esté debilitada tenemos que fortalecerla a través de ejercicios", ha informado.
Asimismo, prosigue, cuando se tenga que realizar un esfuerzo puntual, como puede ser levantar una caja de alimentos, se debe contraer la musculatura pélvica unos segundos antes de realizar la carga e intentar mantener la contracción unos segundos más. Ahora bien, en los casos en los que el esfuerzo sea más prolongado, ha aconsejado tratar de expulsar el aire a través, no solo de la contracción del abdomen sino de la contracción del abdomen y del suelo pélvico, de manera que ambos músculos colaboraren en la salida del aire.
"En este caso la contracción de suelo pélvico no debería ser máxima sino moderada, acompañando a la actividad del abdomen", ha argumentado para zanjar recordando que tener una musculatura pélvica fuerte, gracias a ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico, ayudará a minimizar el impacto de la actividad laboral cotidiana.