Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo último en publicidad, anuncios sobre la piel

Lo ha puesto en marcha una agencia española y los primeros anunciantes parecen encantados. Dicen que aumentan la rentabilidad de su inversión porque el recuerdo de su marca dura mucho más en el tiempo al ir asociada a una situación peculiar, como es tropezarse por la calle con alguien semidesnudo y con el cuerpo pintado.
Los modelos que se prestan como cartel, cobran alrededor de 400 euros por dos horas en la calle mostrando palmito. Los maquilladores también están felices con la idea. Se les abre una nueva vía laboral más allá de los maquillajes faciales.
Así que los publicistas, sienten que han encontrado (aunque resulte irónico lo de "descubrir" la piel a estas alturas...) un soporte no convencional para publicidades que tampoco lo son. Todos contentos...O casi todos, porque seguro que para muchos el tema puede plantear dudas éticas.
Seguimos por las calles de Barcelona a un par de modelos en una de sus jornadas de trabajo. En una ciudad que, paradojas de la vida, no prohíbe ir desnudo por la calle siempre que sea con calzado. Aunque lo cierto es que la provocación de estos carteles andantes no pretende ir tan lejos.Sus promotores dejan claro cuáles son sus principios: nunca harán publicidad de sesgo racista, violenta, ni tampoco de corte políticio.
Su iniciativa estuvo precedida por casos como el del estadounidense Andrew Fischer que hace unos años subastó su frente para pintarse una marca de forma provisional, cobrando por ello. Y más tarde el de una mujer, también americana, que dio un paso más. Tatuársela con el nombre del mejor postor, que resultó ser una página web de juegos. Vean, y opinen...