Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las víctimas del gurú dentro y fuera de la secta

Pasan meses sin ver a sus seres queridos, apenas pueden hablar con ellos, si quiera por teléfono, y son testigos que poco pueden hacer por salvar a los suyos de la manipulación del presunto maestro. Los padres, los hermanos o los hijos de las sectarias sufren directamente las consecuencias del control mental que el gurú, Antonio Javier Plazas, ejerce sobre ellas.
El sufrimiento que este padre lleva años soportando es extensible a la mayoría de los familiares de las sectarias que tienen que sobrellevar el rechazo y al mismo tiempo intentar mantener el vínculo para no perderlas del todo: "lo importante es mantener algún tipo de hilo con ellas, un vínculo al que puedan agarrarse en un momento dado si deciden abandonar", explica el psicólogo, especialista en sectas José Miguel Cuevas, que está tratando a algunos de estos familiares.
"Si hoy por hoy mi hija tuviese que elegir entre su padre y el líder, creo que está claro que elegiría al maestro·, el padre añade que ese hombre lo es todo para su hija: "Es un padre, un maestro, un amigo íntimo, un líder, para ella lo une todo, significa todo".
Según Cuevas, autor del libro 'Sectas cómo funcionan, cómo son sus líderes, efectos destructivos y cómo combatirlas', este tipo de 'gurús' son personajes narcisistas, que exageran sus logros y utilizan el engaño para manipular.


 Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.