Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vieja guardia de Italia bordea el ridícuo

Italia se fue llorando después de un Mundial para olvidartelecinco.es
Cuatro años son demasiados en el mundo del fútbol. Lippi confió la defensa del título a los mismos que ganaron en Alemania 2006. Craso error. Cuatro años más viejos y sin talento a la vista, los Campeones del mundo no pasaron de la fase de grupos en Sudáfrica.
La confianza ciega de Lippi en algunos veteranos del equipo es una de las claves para comprender el fracaso de Italia en Sudáfrica.
Para Marcelo Lippi, hombres como Fabio Cannavaro, Gianluca Zambrotta, Gennaro Gattuso, Daniele De Rossi e Vincenzo Iaquinta constituían la mejor garantía para revalidar el título. La realidad es que la gran mayoría se pasaron la temporada entre el banquillo y la enfermería.
Si los veteranos de más de treinta años decepcionaron, los jóvenes no estuvieron a la altura. Italia no tuvo ideas en  ataque y en defensa se vio superada con demasiadas facilidad. Cannavaro, considerado el mejor jugador del Mundial de Alemania, tuvo bastante culpa en dos de los cinco goles que recibió la 'azzurra' durante el campeonato.
Lippi no dejó de repetir que la unidad del grupo es más importante que cualquier otra cosa. Un motivo para que hombres con talento como Antonio Cassano o Mario Balotelli no estuviesen ni siquiera en la lista de 23 elegidos. Si antes del Mundial la prensa había criticado la lista después fue un clamor contra Lippi.
Para colmo de males,Buffon se lesionó en el primer partido y  Andrea Pirlo sólo pudo disputar la última media hora del campeonato. Sin la batura del milanista revalidar el título se convirtió en tarea imposible. Un grupo con rivales menores como Paraguay, Eslovaquia y Nueva Zelanda finiquitaron con la supremacia italiana en el mundo del fútbol.
A Italia le toca renovarse y la llegada de Cesare Prandelli en lugar de Marcelo Lippi al frente de la selección es el primer paso para recuperar el cetro mundial.