Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un violador de menores de un internado es condenado culpable un día después de morir

Frewen CollegeFrewen College web

En Inglaterra, se cree que por primera vez, un tribunal ha impuesto una condena a un hombre muerto. Éste era Darren Turk, de 54 años, quien había sido procesado por la violación y abuso sexual de niños en el internado Frewen College en el que trabajaba desde el año 1996 hasta 2002. 

Un hecho único ha ocurrido en Reino Unido donde, se cree que por primera vez, un tribunal ha impuesto una condena a un hombre muerto. El culpable era Darren Turk, de 54 años, quien había sido procesado por la violación y abuso sexual de niños en el internado donde trabajó. Sin embargo, en la víspera de recibir su veredicto por el jurado se suicidó.
El culpable había sido descubierto muerto el día de antes al juicio en su casa en Etchingham, en East Sussex. Tras este suceso, se intentó convencer al jurado de que no se celebrara el juicio debido a que el culpable había fallecido e, incluso, se transmitió la opinión de que "no puede haber una acusación en contra de una persona muerta y donde no hay acusación", según informa el medio Daily Mail.
Sin embargo, el juez Jeremy Gold invalidó las objeciones diciendo que los reclamantes y los familiares tenían derecho a saber cuál era el veredicto del tribunal sobre Darren Truk, aunque éste hubiese fallecido el día anterior. Finalmente, el jurado declaró culpable al violador de diez de los cargos a los que se enfrentaba y le absolvió de seis más. Un juicio en el que se tomaba justicia por el abuso a niños de enter 11 y 15 años en Frewen College, Eas Sussex, durante los años comprendidos entre 1996 y 2002.