Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Nunca he visto nada parecido a esto"

Ha trabajado con refugiados que huían de diferentes conflictos para intentar salvar sus vidas, en lugares arrasados por riadas..., pero Rezene Tesfamariam, director de la ONG Plan en Haití, afirma que "nunca" ha visto lo que estos días ha podido contemplar en las calles de Puerto Príncipe.
"El daño del terremoto escapa a la imaginación", afirma Tesfamariam en un mensaje que ha logrado enviar a través de Internet a las sedes de Plan en diferentes lugares del mundo, entre ellos España. "Todavía se oyen voces de niños atrapados entre los escombros de sus escuelas", narra con horror en su comunicación.
Los trabajadores de Plan en Haití, 142 en total, trabajan contrarreloj desde el martes pasado, poco después de que la tierra temblara con inusitada violencia en Haití, para encontrar supervivientes y atender a la población, especialmente los niños.
"El terremoto -informa Tesfamariam- ha dejado miles de familias sin hogar y la ciudad se ha transformado en una colección de campamentos improvisados. La situación requiere una respuesta rápida y bien organizada".
Los cooperantes en Haití de esta ONG internacional han comenzado ya a repartir agua, comida y material higiénico entre los afectados por el terremoto, que se agolpan en campamentos improvisados en Puerto Príncipe y Jacmel.
"Aunque es muy difícil determinar la cifra exacta de muertos y heridos -relata Tesfamariam-, he visto numerosos cuerpos tendidos a lo largo de las calles principales de Puerto Príncipe", que en "su mayor parte" ha quedado devastada. "Escuelas, iglesias, hospitales, supermercados... están destruidos", insiste.
Esta ONG trabaja en Haití desde 1973, sobre todo con niños, unos 42.000. El 48% de la población haitiana es menor de 18 años.
Otra organización humanitaria, Intermón Oxfam, ha informado en España que su personal en Haití trabaja en la búsqueda de víctimas atrapadas bajo los escombros de los edificios derruidos.
El primer envío de material humanitario desde el almacén de Intermón Oxfam en Panamá ha llegado a Puerto Príncipe en las últimas horas, informa la ONG. Desde otro almacén situado en Oxford, en el Reino Unido, serán enviadas primero a Santo Domingo y desde allí a Haití hasta diez toneladas de agua, material de saneamiento y salud y equipos de refugio.
Aunque los esfuerzos internacionales se centran en establecer un punto de apoyo en la destrozada Puerto Príncipe desde la que dispersar la ayuda humanitaria, Intermón Oxfam advierte de que el epicentro del seísmo se ubicó en zona rural, "a la que no hay acceso actualmente, por lo que no se dispone de un retrato de la catástrofe ni se conocen -recalca- las necesidades de las personas afectadas".
"Esto es una pesadilla", ha declarado desde Santo Domingo el portavoz de Intermón Oxfam para la emergencia, Iván Muñoz. Según la ONG, el gobierno haitiano tiene previsto establecer catorce campamentos alrededor de la capital para alojar a la gente.