Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una dieta rica en vitamina D durante el embarazo puede reducir el riesgo de alergia en niños

Un mayor consumo de alimentos ricos en vitamina D durante el embarazo, no de suplementos alimenticios, se puede asociar a un menor riesgo de que el bebé desarrolle alergias posteriormente, según un trabajo de la Icahn School of Medicine del Mount Sinai (Estados Unidos).
Los autores dicho estudio, cuyos resultados publica la revista 'The Journal of Allergy and Clinical Immunology', realizaron un estudio prospectivo de 1.248 madres y sus niños, desde el primer trimestre del embarazo hasta que los niños tenían alrededor de 7 años.
De este modo, vieron que una mayor ingesta de vitamina D en la dieta (equivalente a la cantidad de vitamina D presente en a cantidad de vitamina D en una porción de 8 onzas --unos 226 gramos-- de leche al día) durante el embarazo se asoció con un 20 por ciento menos de rinitis alérgica en la edad escolar. En cambio, no detectaron una reducción del riesgo con suplementos alimenticios.
"Las mujeres embarazadas tienen muchas preguntas sobre lo que pueden y deben comer durante el embarazo, y este estudio demuestra que es importante tener en cuenta el origen de los nutrientes", ha eplicado Supinda Bunyavanich, autora del estudio.
Esta experta recuerda que los alimentos que contienen más vitamina D son pescado, huevos, productos lácteos, setas y cereales, y su importancia radica en la capacidad para modular el sistema inmune, lo que hace que se haya analizado en diferentes estudios su papel en el manejo del asma o la alergia.
La importancia de este estudio es que analizó la importancia de un consumo elevado de vitamina D en diferentes etapas, desde el embarazo al parto y postparto como en los primeros años de vida del menor, mediante cuestionarios de frecuencia alimentaria y análisis en sangre, tanto en las madres como en los hijos.