Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María Antonia Iglesias abandona el plató de 'La Noria' tras una bronca con Pedro Ruiz

La entrevista estaba siendo "muy bonita", según Ruiz, comentando sobre lo divino y lo humano descrito en la nueva obra del presentador ("decir 'te creo' es uno de las cosas más bonitas que hay, más que te quiero", comentaba el autor) hasta que le tocó el turno de intervención a Maria Antonia Iglesias, quien ha rebajado el tono bucólico del encuentro. "Soy de las personas que no me le creo a usted nada, le veo demasiado artificio", ha afirmado.
Pedro Ruiz ha optado por la cara de póquer durante unos segundos, pero no ha podido mantenerla con la segunda embestida:  "Quería preguntarle si su furia con los socialistas se debió a sus problemas con Hacienda", espetaba María Antonia. Él, ha devuelto el órdago con una acusación : "Cuando tú eras directora de los informativos de Televisión Española me mandaban a hacer entrevistas a mi casa y se locutaba en voz en off: 'Aquí vive el defraudador'".
De este modo ha continuado la trifulca, siempre 'in crescendo':
María Antonia: Eso no es cierto y tú lo sabes. Y yo no decía lo de defraudador, lo decía Hacienda. Lo que dices es surrealista. Y me parece mal que te compares con Lola Flores (antes Ruiz había afirmado que Lola también sufrió su problema), que tuvo la inocencia o la valentía de admitirlo. ¿Usted defraudó o el señor Borrel es un delincuente y un mentiroso? Una vez más mi latiguillo: ¿Es puta o no es puta? (utilizado en el sentido de '¿sí o sí?').
Pedro Ruiz: Maria Antonia, te lo diré corto: Eres un espectáculo. Pasas la vida dando cursos y que no me creas a mí quiere decir que voy por buen camino. Mi denuncia fue archivada porque no había lugar. Dices que yo lo negaba y no es cierto, luego un juez lo archivó y me dio la razón.
María Antonia: Usted de repente descubrió entonces a los socialistas y fue a por ellos, aunque también tengo que reconocer que después de lo que se hace ahora en los medios, usted es una monja.
Pedro Ruiz: Es cierto, hace tiempo que no trabajo en los medios y usted no ha dejado de trabajar. Es raro comprobar que tantos años después, el mismo odio siga en la misma persona.
María Antonia: Pero, ¿qué odio?. El odio es un sentimiento demasiado importante para dedicarlo a alguien como usted. Hizo su papel de humorista de ley que creó escuela y se metió con los socialistas por resentimiento.
Pedro Ruiz: ¿Resentimiento? Razónelo, profesora.
María Antonia: Déjese de sarcasmos, no soy profesora, soy periodista y tengo derecho a preguntarle. Usted va de víctima, pero nadie le persigue.
Pedro Ruiz: ¿Usted cree?
María Antonia: La gente tiene cosas más importante que hacer que perseguirle.
Pedro Ruiz: ¿No te parece un espectáculo lamentable ver cómo el bloque A y el bloque B se enfrentan?. Si siguiese haciendo 'La noche abierta' no invitaría ni un político de un lado ni de otro.
María Antonia: Ahí están los falsos independientes que son todos unos fascistas.
Pedro Ruiz: Tengo muchos amigos políticos y les respeto. Y no voto porque si uno va a una tienda y no le gusta ningún producto, no tiene por qué comprar.
María Antonia: Es el sistema democrático lo que no le gusta.
Pedro Ruiz: Diga el partido político que a mí me haya apoyado. Tengo más energía que usted y no la pienso desgastar discutiendo.
María Antonia: No tengo por qué entrar ahí.
Pedro Ruiz: Ha dicho que me he aprovechado de muchas cosas, diga un nombre. Diga el partido político que a mí me haya apoyado. ¡Es puta o no es puta, usted!.
María Antonia: No tengo por qué aguantar ese insulto ni estar cinco minutos más sentada aquí con una persona que tiene tan poca vergüenza de insultar a una mujer.
María Antonia Iglesias se ha levantado entonces y ha abandonado de saloncillo donde se desarrollaba la entrevista para sentarse más allá, mirando hacia el lado contrario al de Ruiz. Con gesto serio, ha escuchado lo que restaba de entrevista. Jordi González ha intentado mediar para llegar a la paz: "Hay un latiguillo de María Antonia, eso de '¿es puta o no es puta?' y no tiene connotaciones directas, quizás tu frase haya sonado personalizada sin querer", ha intentado explicar al escritor.
Ruiz contestaba: "No, no lo he usado como insulto, no hagáis de polemistas oficiales. Le he preguntado qué partido me ha apoyado. No puedo retirar lo que no ha sido, me he limitado a recoger la misma frase que ella me ha dicho con el tema de Hacienda", ha zanjado.
Segunda parte de la bronca
Sin embargo, durante la siguiente publicidad, ha tenido lugar la segunda parte de la bronca. Él se ha levantado para acercarse a la periodista y pedirle disculpas, las cuales no han sido aceptadas implícitamente con un gesto de María Antonia Iglesias. "El tema no da para más, cada uno es como es. Yo no voy a pedir la vida de otro", ha zanjado Ruiz.